La Saga del Fénix I: Nuevas traídas entre las hojas

¡Shhh…! No hables.

Me temo que hoy no puedo contar una de mis historias convencionales, ya lo lo dije: ¡Los tiempos están cambiando! Y es mi deber relatar estos cambios.

Tranquilízate, deja de mirar para todos lados intentando seguir mi voz. Estoy inquieta, muy inquieta y me temo que no me mantendré en reposo ni un segundo más.

¡Shhh! ¡Te acabo de decir que guardes silencio! ¡Intento escuchar lo que me intentan decir los árboles!

También están inquietos. Esto no es buena señal, oh, claro que no lo es.

¡Por los dragones plateados de Mhyr! ¡Esto es un desastre! ¿¡Cómo puede haber ocurrido!?

¿¡Cómo que qué pasa!? ¡¡Estúpido humano!! ¿¡No oyes a los árboles!? ¡¡Acaban de aparecer!! ¡¡Él ha vuelto!!

¡¡No, no me voy a tranquilizar!! ¿¡No sabes lo que significa que haya vuelto!?

¡¡Por las calabazas de Marsipiosa!!

¡¡Se le ha visto en el paso entre el Norte y el Sur de Malvadia!!  ¿¡Que qué ocurre!?

¡¡Ocurre que los muertos volverán a levantarse, que los demonios de los bosques comenzarán a comerse a estúpidos humanos como tú, que el Lago de Fuego de la isla de Dragones se helará, las sirenas tomarán la tierra, los dragones se matarán entre sí, el mismísimo Holandés Errante temblará desde los mares…!! ¡¡Esto es un desastre!! ¡¡Él, tenía que ser Él!!

¿¡Que quién!?

¡¡No tengo tiempo para darte explicaciones!! ¡¡Humano, necesitaré tu ayuda!! ¡¡Debemos volver a Malvadia y hablar con Dama!! ¡¡Raudo!!

¡¡ El Fénix ha vuelto !!

Anuncios

La sirena (leyenda de Cornualles)

Hace tiempo, los habitantes de Cornualles solían peinar las arenas de las playas por si enredadas en ellas había objetos valiosos arrastrados por el mar. Cornualles, la tierra de Ygraine, esposa de Uther Pandragon y madre de Arturo, es hemosamente cruel, rodeada de una sanguinaria costa rocosa, testigo de muchos naufragios. Un día, Lutey, un pescador que buscaba alguna moneda, descubrió una hermosa sirena varada en un charco. A ella le fue fácil convencer al pescador para que la devolviese al mar. Lutey era buena persona, así que además la sirena le otorgó tres deseos. Él pidió tener la facultad de romper los embrujos, conocer como sanar a los demás y tercero, que estas dos bondades las heredasen sus descendientes.

La sirena le concedió complaciente esos tres deseos y en vista de que había elegido con desinterés y sabiamente, le regaló estos dones: primero, que nadie de su familia pasaría necesidad jamás y segundo, un peine con el que si alguna vez él acariciaba la espuma de las olas ella aparecería. Lutey le besó la mano y la llevó gentilmente al mar.

Ahora bien, el hombre era muy guapo y fuerte. La bella sirena no sentía ganas de que la bajase de sus brazos. Cuando llegaron a la orilla del mar ella le suplicó que se metiese un poco más en el agua, aferrándose a su cuello. Su voz era tan suave y líquida y su cuerpo tan leve y suave que Lutey avanzó en el mar y se hubiese perdido para siempre si su perro, que se puso a ladrar desesperado, no hubiese roto el encantamiento recordándole a su esposa e hijos. Entonces la sirena se aferró a él queriendo arrastrarle al mar pero él, aunque jamás la heriría, la amenazó con un cuchillo.
El hierro es un repulsivo para las hadas y sirénidos, así que ella se lanzó al mar gritando:
“¡Adiós, adiós!
¡Que sigas bien, mi amor!
Nueve aňos esperaré por ti
y te llevaré en mi corazón, amor.
¡Entonces, volveré!”

En esos nueve aňos se cumplieron todos los deseos de Lutey. Hay que decir también que su familia y descendientes se hicieron famosos sanadores.
Pero el eco de la promesa de la sirena sobrevolaba las orillas del mar. Una maňana en la que Lutey se encontraba pescando con uno de sus hijos, la feérica criatura emergió de las aguas para sumergirse de nuevo. Lutey besó a su hijo y le dijo: “ya es la hora. He de pagar mi deuda”.
Así que el hombre acarició las olas con el peine de plata y se lanzó al mar en pos de la argéntea sirena. Nunca más se le volvió a ver.

image

Criaturas que me fascinaron: ¡SIRENAS,SIRENAS,SIRENAS!, por Cecilia

¡Sí!Al final ,este supuesto ‘mito’ sale de la duda y del fondo del mar.

Buscando y buscando horas y horas, fuí a dar con una noticia; Sirenas. ¿Qué os viene a la cabeza cuando escucháis esa palabra? Lo primero que se os ocurre son sirenas de ambulancia, o quizá  ‘La Sirenita’, pero NO, estáis equivocados,para mí, desde hoy, Sirena es…

Sirena

Las sirenas (en griego antiguo Σειρήν Seirến, ‘encadenado) son seres fabulosos, originarios de la mitología griega . Se las representaba de forma similar a las arpías, aunque con el paso del tiempo y sobre todo a partir del romanticismo las sirenas se retrataron como hermosas mujeres con cola de pez. Pero las sirenas han superado la ficción para nadar por nuestros 7 mares. ¿No os lo creéis?  Pues aqui os dejo varias imagenes tomadas por todo el mundo desde  los últimos 5 años.

P.D: las imagenes son REALES(pero reales reales,eh). Espero que os sorprenda y que no os pille comiendo porque quizá vomitéis un poco 😉

Sirena2

Sirena3

Sirena4

Pero yo ahora creo en las sirenas no por estas imágenes, sino por el video que incluyo a continuación.  El autor del mismo lo explica con meridiana claridad; es un hombre de mediana edad que buceaba en Australia y, por casualidad, probando una nueva cámara, grabó lo increíble. No lo supo hasta que llegó a su casa y vió las imágenes. No salía de su asombro, así que regresó y grabó un segundo video. Podéis ver el resultado vosotros mismos. Añade que NO es la misma sirena o animal puesto que la cola es diferente, así que la idea de este buceador aficionado es que puede ser una migración.

Ved el video y sobre todo, escuchadlo con atención. Os dejará tan estupefactos como a mí.

Espero que disfruteis del post.

Criaturas que me asustaron: Las SIRENAS

Las sirenas son unos seres mitológicos preciosisímos y muy buenos… eso creemos, las sirenas en realidad son unos monstruos, los peores de los mares, con sus hermosos cantos interpretan una melodía que a todo ser humano volvería loco.
Antiguamente los marineros iban hasta donde ellas para seguir escuchando esos cantos y las sirenas los mataban. Las sirenas donde más estaban era en Sicilia cerca del cabo Pelore.  

El único que escuchó sus cantos y sobrevivió fue Ulises, con su astucia mandó a su tripulacion que se pusieran tapones en los oîdos y a él lo ataran, despues afirmó que sus cantos eras hermosos.
También existe otra leyenda acerca de las sirenas que afirma que los Argonautas también sobrevivieron a su influjo porque Orfeo , que les acompañaba, cantó tan maravillosamente que anuló completamente la maravillosa voz.