Amuletos I

Antes que nada, tengo que decir que espero que os guste mucho este post, porque aunque solo sea simbólicamente, es muy importante para todos nosotros. Este es nuestro post #150. Y no, no he puesto ningún cero de más: por increíble que parezca, llevamos ya 150 historias, relatos, noticias, recuerdos… y parece que aún fue hace unas cuantas semanas cuando empezamos a escribir aquí.

Los amuletos son algo tan antiguo como la humanidad; siempre hemos tenido algún talismán, piedra o pata de conejo en el que hemos confiado, que de alguna forma nos protege o, simplemente, nos trae buena suerte.

Los amuletos en Galicia. 

Es muy habitual que provengan de animales u otros seres vivos, incluso de una persona querida (desde un mechón de pelo hasta un colgante con dientes de leche) o que estén asociados a lugares en concreto.

  • Cuernos de Vacaloura (Ciervo volante)

Las pinzas de este insecto fueron muy utilizadas (y lo siguen siendo) como amuleto para defenderse contra brujas y otras presencias malignas, además de otorgar fuerza y salud a personas de constitución más bien frágil o enfermiza.

7022480-macro-estrecha-de-los-cuernos-de-ciervo-volante

  • Los cinco “Sanandreses” o Roscas do Santo

“A San Andrés de Teixido vai de morto que non vai de vivo”. ¿Cuántas veces habremos escuchado ese refrán? Pero, cuando se va, no se vuelve con las manos vacías: no existe producto más típico que los cinco Sanandreses: figurillas elaboradas por los artesanos locales. Se dice que el que los tenga consigo, nunca estará desamparado. Pero siendo aún más concretos, estos son los cinco:

La Mano: por el trabajo y el sustento.

La Barca: para los viajes y los negocios.

El Santo: por la salud y la buena convivencia.

                     –El Pensamiento: por los estudios, las pruebas y el buen sentido.

Este último se considera el más útil de los cinco, ya que también es de gran eficacia contra envidias y maleficios.

imagen_id214_tipo3

  • Amuletos del mar

No existe nada más vinculado a los gallegos que el mar.  Desde siempre, ha sido el origen de cientos de leyendas, maldiciones y, por supuesto, amuletos. Aquí algunos de los más populares:

Caballito de mar: allá por el siglo XVII ya era un elemento inseparable de todo jinete; se decía que protegía de las caídas y que daba fuerza y agilidad al caballo y al jinete, además de prevenir contra entidades malvadas, enfermedades, sortilegios y todo tipo de accidentes.

imagen_id205_tipo3

La concha de vieira: símbolo del Camino de Santiago, se dice que trae a su portador la pureza y la sabiduría, además de reforzar el espíritu. Cuentan las leyendas que si empiezas y acabas el Camino con la misma vieira y luego la lanzas a una fuente, tendrás tantos años de suerte como días hayas caminado.

efd25ca55a43bb5d23a411089195148e

Algas: si la marea te trae un alga verde, significa que resolverás tus problemas con éxito. Si te trae un alga roja, siempre que la lleves contigo serás afortunado. Si lo que te trae es un alga marrón (parda) os traerá salud a ti y a tu familia.

5479448251_cd60e7d7f3_b

  • Pirita

En Galicia también ha habido siempre tradición de minería, y a pesar de que hay decenas de rocas y minerales que se dice que traen suerte, la más popular es la pirita. El “oro de los tontos” es también conocido como “la piedra de la casa”, pues se dice que aporta paz y bienestar en el hogar. Muchos menciñeiros la empleaban también contra infinidad de males: gastritis, gases y, de hecho, cualquier problema que tuviese algo que ver con el aparato digestivo en general, además del aparato circulatorio.

pirita_001

De plantas y amuletos.

Desde el mito global del trébol de cuatro hojas hasta plantas medicinales, nunca ha estado de más llevar algunas hojitas de laurel en el bolsillo…

  • El Trébol de Cuatro Hojas

Posiblemente el amuleto más globalizado, símbolo de los irlandeses, e incluso de la buena suerte en general. Pero no surte ningún efecto si es comprado, regalado o no es encontrado accidentalmente, ya que son extremadamente difíciles de encontrar: por cada árbol de cuatro hojas, hay 10.000 tréboles de tres hojas. Según la leyenda irlandesa, cada hoja o foliolo tiene un significado:

  1. La primera es para la esperanza.
  2. La segunda, para la fe.
  3. La tercera es para el amor.
  4. Y por último, la más especial de las cuatro, (obviamente, la cuarta), para la suerte.

Cuenta también la leyenda que si encuentras un trébol con un número de hojas mayor que tres (el récord es uno de 21 foliolos) e impar, te traerá mala suerte si no lo arrojas al río o arroyo más cercano.

trebol+4+hojas

  • La Menta y la Hierbabuena

Estas dos plantas, bastante similares entre ellas, se han utilizado durante siglos en Europa y zonas de América como protector ante los malos espíritus, además de ser muy populares en la Edad Media por sus propiedades curativas. Son muchas las leyendas de jóvenes que se adentran en el bosques repletos de brujas y demonios, y que cuando todo indica que van a perecer bajo alguna fuerza maligna, sacan un puñado de menta o hierbabuena y lo lanzan contra la criatura, que huye abrasada o, simplemente, cae bruscamente al suelo. También los de niños convalecientes que al masticar unas hojas de hierbabuena mejoraban inexplicablemente. Entre otras cosas, se decía que si regalabas un ramillete de hierbabuena en flor a una dama, esta se enamoraría perdidamente de ti. De hecho, aún se cultiva en numerosos pueblos o aldeas, como regalo de bodas o de cumpleaños… o como sabroso medicamento.

hierbabuena

  • La lavanda

Un simple saquito de lavanda en el bolsillo es algo tan mágico como pocas cosas hay en este mundo. Desde tiempos inmemoriales, ancianos menciñeiros o sabias viejecitas han transmitido el potencial de esta planta a nuevas generaciones, e incluso en plena ciudad no son pocas las señoras que no llevan un par de ramitas de lavanda en una bolsita de tela escondida en el fondo del bolso. Amor, salud, felicidad, paz con uno mismo… no son precisamente pocas las propiedades que se le atribuyen a esta planta. Su aroma espanta a las polillas, lo cual, además de ser muy útil, le ganó la cualidad del bien, pues en algunas culturas estos animalillos estaban asociados a las brujas, los maleficios, y el mal en general.

lavanda

-Amuletos del mundo.

No para acabar, porque al fin y al cabo este post es un comienzo de otros tantos que vendrán, de amuletos o talismanes, y porque vendrán otros 150 posts, y quién sabe cuántos más… os dejamos con una selección de algunos de los amuletos más conocidos y globales; además de algún que otro de otras culturas completamente distintas a la nuestra.

  • Herradura

Posiblemente sea, junto al trébol de cuatro hojas, el amuleto más globalizado actualmente. Colocado en la puerta de las casas desde hace siglos (costumbre que aún se practica en la actualidad en muchísimos pueblos de todo el mundo occidental) para atraer la suerte y la prosperidad al hogar. Hay quienes aseguran que es el amuleto más antiguo existente que aún continúa siendo utilizado y gozando de una gran popularidad en muchas zonas del mundo. Las opiniones están bastante divididas: hay lugares -la mayoría- donde esta se coloca hacia arriba, simbolizando la captura de energía del cielo; mientras que en otros se asegura que debe ser colocada boca abajo, pues sino no tiene ningún efecto.
En lo que sí que se coincide es en que, además de traer suerte, hace más positivo y sano a su portador, además de proteger a su familia.

herradura-dcd2f7

  • Pieles de Serpiente y Serpientes en Formol

Quizá aquí las serpientes no tengan una muy buena fama aquí debido a su veneno, pero en muchas zonas de Asia son animales cuanto menos, sagrados. No son pocos los países en los que, en la estancia central de las casas ricas, hay un bote (o varios) con serpientes en formol. Se dice que traen la paz al hogar, así como la armonía entre los miembros de la familia. También son muy apreciadas como amuletos y talismanes en diferentes zonas geográficas las pieles de estos reptiles. En la cultura celta, eran muy empleadas para hacer bolsitas, y llenas de semillas de peonías para espantar a los llamados “vampiros psíquicos“, criaturas con apariencia antropomórfica que, se decía, chupaban la esencia de las personas, debilitándoles incluso hasta la muerte. En numerosas tribus indígenas americanas, se utilizaban las pieles de serpiente (preferiblemente las de serpiente de cascabel, pues esta hace sonar el cascabel cuando va a atacar) para espantar a los malos espíritus y a las personas envidiosas o con malas intenciones además de, por supuesto, proteger a su dueño.

En la cultura clásica, estaban asociadas a la salud y es que, de hecho, no eran pocas las personas que llevaban pulseras o collares de piel de serpiente. Hay leyendas que incluso apuntan a que están relacionadas con la inmortalidad, la vida infinita, en ocasiones representada por un uróboro (serpiente o dragón comiéndose su propia cola), que ha sido interpretado de cientos de formas durante los últimos tres milenios. También los médicos de la Antigua Grecia confiaban plenamente en las propiedades curativas de la serpiente, hasta el punto de que el símbolo de los farmacéuticos es la llamada Copa de Higía, una serpiente enroscada alrededor de una copa; y el símbolo de los médicos es la Vara de Esculapio, una serpiente entrelazada alrededor de una vara larga.

IMG_20130705_125139

Piel de Serpiente

  • Pata de conejo

Otro amuleto popular como el que más desde hace siglos es la pata de conejo. Se dice que, en en el centro de la Europa pre-cristiana comenzaron a difundirse historias de personas que eran mágicamente sanadas de gota, calambres y otros reumatismos al ser frotada sobre la zona afectada una pata de liebre, animal entonces temido al mismo tiempo respetado. La superstición siguió extendiéndose por Europa del Este, llegando incluso a Asia. Conforme pasaba el tiempo, y la magia y hechicería se hacían cada vez más populares, comenzaron a venderse en comercios especializadas patas de estos animales. Pero con la entrada del cristianismo en Europa, esta costumbre se declaró pagana. Con la entrada en masa de los conejos en el Viejo Continente, se reforzó la superstición y, al ser mucho más fácil de conseguir la pata de conejo que la de liebre, poco a poco esta última cayó completamente en el olvido , y la fama de la pata de conejo subió como la espuma, hasta el punto de que en la Edad Media, muchos reyes y nobles pedían patas de conejo para regalarse entre ellos, o simplemente como prevención ante el mal de ojo u otros entes malignos. Se puso muy de moda entre las mujeres de la nobleza maquillarse con una pata de conejo, costumbre aún practicada por actores en distintas partes del mundo. Los conejos siempre han simbolizado entre otras cosas la fertilidad debido a su capacidad de reproducirse a un ritmo vertiginoso, así que también se decía que era muy útil para aumentar la fertilidad . ¿Por qué el pie y no otra parte del cuerpo? Pues muy sencillo: el pie es símbolo de potenciapoder y fuerza en muchas culturas, tanto occidentales como asiáticas. Las leyendas aseguran de que no tiene ningún efecto sobre su poseedor si no se cumplen ciertas características:

  • Para que sea un poderoso talismán (además de dar suerte, protege) y no un simple amuleto, el conejo debe ser matado por un hombre bizco en una noche de luna llena .
  • Debía de ser la pata izquierda trasera, pues se creía que las patas traseras tocaban antes el suelo que las delanteras.
  • Así como la pata debía ser la izquierda, también debía ser llevada en el bolsillo izquierdo.
  • El conejo debe estar completamente sano, caso contrario se le transmitirán los males del conejo a su portador.

Pata de conejo de la época victoriana, con detalles de plata.

¿Y tú? ¿Tienes algún amuleto? Pronto, más posts de amuletos y muchas sorpresas. 150 por lo menos. 🙂

Anuncios