Extraňa aparición de muňecas de porcelana en Orange

image

La policía del Condado de Orange, en California, investiga la extraña aparición de muñecas de porcelana en las puertas de las casas de ocho familias. Dichas muňecas guardan un enorme parecido con las niñas que  viven en ellas.

Todas las familias viven en Talega, un complejo residencial en San Clemente, y las niňas asisten a la misma escuela primaria. Las edades de las chiquillas oscilan entre los 8 y los diez años.

La oficina del sheriff del condado fué quien alertó en Twitter sobre la aparición de las muñecas.

Tras las denuncias, que primero fueron cuatro para luego duplicarse , la policía tomó las muñecas como evidencia y ahora investiga quien las colocó en las casas y cuál fue el motivo de hacerlo.

Lo que alertó a las familias, y que descartó que pudiera tratarse de una tontería adolescente, es que consideraron que los juguetes guardaban cierto parecido con sus hijas.

La policía destacó que todo aquello que pueda involucrar a menores de edad no es una chanza, sino que es preocupante.

¿Una broma macabra? ¿un siniestro acechador? Seguiremos informando…

Anuncios

La madrastra

Desayunando

Cuando la nueva mujer de mi padre, Ángela, me regaló una muñeca, él me dijo que le diese un beso. Le dí uno tan dulce como el vinagre. Los ojos de Ángela brillaron con malicia, pero papá no lo vio. Me encontré la muñeca encima de la cama con un discreto alfiler en la barriga. Esa noche me dolió tanto la tripa que no tuve fuerzas ni para tirarla al suelo. Por la mañana conseguí quitarle el alfiler. Cuando el desayuno estuvo listo, me la llevé conmigo. La mujer de mi padre me preguntó:

– ¿Has dormido bien? 

Cualquiera que tuviese ojos en la cara hubiese visto la sorpresa que se llevó, pero papá estaba ciego.

– ¿ya le has puesto nombre? , dijo para meterse en la conversación. La respuesta me vino al instante. Jugueteé con el alfiler un poco antes de decir:

– Àngela. – Sonreí al ver el pánico en sus ojos. Papá pensó que era un detalle muy dulce.

Tan dulce como el vinagre.

Alice Kuipers. “Miedos de medio minuto”. Ed. Hidra

EXCLUSIVA: Muñecas de porcelana en la C/ Fernández Latorre,

Te lo advierto, estimado bloguero: si tienes los nervios sensibles, si eres fácilmente (o no tanto) impresionable, si esta noche quieres dormir, te lo advierto, no sigas leyendo. He de añadir también antes de empezar que todos y cada uno de los hechos aquí relatados son totalmente verídicos, como comprobarás en breve.

Era una tranquila tarde de finales de Mayo. Había hecho un día bastante soleado hasta las cuatro o las cinco, pero entonces se empezó a nublar toda La Coruña. Con este tiempo, lo mejor que se le ocurrió a mi madre fue irse de compras. Cogimos el coche y fuimos hasta la C/ Fernández Latorre, aparentemente una calle normal y corriente como otras tantas. Pero cuando, tras haber entrado en prácticamente todas las tiendas de la calle, bajamos por una pequeña callejuela hacia la calle paralela, el horror se adueñó de mis ojos: delante de mis narices, en un cubo de basura con la tapa entreabierta, había una muñeca, aparentemente de tela, que tenía varios miembros arrancados, entre ellos un ojo que estaba tirado en el suelo, además de varios mechones de pelo, también alrededor del contenedor. Además, en la postura en la que estaba expresaba una angustia indescriptible, con ese único ojo de plástico y ese degollado y desmembrado cuerpo. Os dejo una foto sacada con el móvil (solo conseguí sacársela de lado, aunque sigue siendo bastante grimosilla):

Pero no os podéis imaginar mi espanto cuando, en esa misma calle, tres o cuatro coches más abajo, y con una niebla que iba en aumento, me encontré, en el parabrisas de un coche, una de lo más inquietante muñeca de porcelana, a la que le faltaba un zapato, tenía varios roces y magulladuras (especialmente por la parte trasera) y, de nuevo, le faltaban varios mechones de pelo por la zona trasera que alcanzaba a ver. Para colmo, a diferencia de la anterior muñeca, que estaba como ocultándose el rostro, con angustia, esta estaba boca arriba, con un brazo extendido y el otro levantándolo en alto, como implorándole algo a alguien, con los ojos cerrados. Para colmo, justo en ese momento salió un pequeño rayo de sol, que iluminó fuertemente las facciones de la muñeca, especialmente unas manchas rojas alrededor de los ojos, y otras dos en la nariz. Si os fijáis mucho en la foto, podéis ver una especie de pañuelo lila, en el que yo no había reparado cuando la vi. Y por si no me creéis, aquí tenéis estas dos escalofriantes fotos tomadas con el móvil:

Espero que os haya gustado, (aterrorizado ya sé que sí), ¡nos vemos en la próxima Exclusiva 7M!

Firmado,

Grim Reporter

Mala Suerte I: Objetos Malditos

Bueno, voy a hacer una especie de reportaje de 3 posts sobre la mala suerte, el primero sobre Objetos Malditos, el segundo sobre cosas que dan mala suerte y el último y más aterrador sobre seres que son la mala suerte en persona…

Bien, estos son los peores y más espantosos objetos malditos:

-La Piedra Maldita. En 1527, el arzobispo de Glasgow, en vista a los ataques que estaba recibiendo la Iglesia, escribió una maldición en un documento. En 2001, se decidió hacer un monumento en forma de piedra con esta maldición inscrita en él, y la tragedia comenzó: el pueblo en el que se construyó vivía, principalmente, de la ganadería. El año en que puso la piedra, hubo una epidemia que mató a todos los cerdos del pueblo. Durante los años siguientes se sucedieron infinidad de incendios y catástrofes, el índice de criminalidad aumentó en un 85 %… Además, el equipo de fútbol desde aquel fatídico día no ha marcado ¡Ni un solo gol! El Ayuntamiento se niega a aceptar su maldición, y dice que son solo supersticiones. Pero el Ayuntamiento es el único que así lo piensa…

-El Diamante Job. Los antiguos sabios de las culturas griegas, hindúes, babilónicas y mayas creían que los diamantes venían del mismo infierno y, de hecho, Lucifer, el Diablo, tiene un Diamante en su frente. Hay un Diamante en particular que se ha cobrado la vida ya de más de 14 personas. Todos sus propietarios, entre los que se encuentran (o mejor dicho, se encontraron) Luis XIV de Francia, Luis XVI de Francia, su esposa María Antonieta y un sultán turco, han tenido muertes espectacularmente atroces: devorador vivos por una jauría de perros salvajes, asesinando a su mujer y suicidándose después… Se le han hecho ya 5 exorcismos, pero sigue siendo un gran peligro, pues se cree que, efectivamente, proviene del mismo Satán. Actualmente está en museo, en Washington, encerrado en una urna, y tiene 114 kilates. Es espectacular:

-La Mujer de Lem. Es una escultura encontrada en Chipre en 1878, y data del 1500 A.C. Su primer propietario fue un coleccionista inglés, y en 4 años él y toda su familia directa habían muerto. Su siguiente propietario murió con toda su familia a los 4 años también. Fue calificada como maldita y donada al Museo de Edimburgo, y a los 4 años de estar ahí muere el encargado del Museo. Curiosamente, son 4 los arcos de sus orejas y 4 los collarines de su cabeza…


-El Martillo. Este es un objeto, maldito, sobre todo, por la comunidad científica. Se encontró en Texas, en 1934, y data de hace ¡más de 140 millones de años de antigüedad, cuando, en teoría, los humanos solo existieron desde hace 7 millones de años! El Martillo está expuesto en modestísimo museo de Texas, y ningún científico quiere saber nada de él. Ademas, le hicieron un análisis y tiene un 96% de hierro, 2% de cloro y un 1% de azufre, lo cual indica una pureza casi total del metal, para lo que habrían hecho falta unas muy avanzadas técnicas de metalurgia.  ¿Extraterrestres?  ¿Errores científicos? O, quizás, lo que ponía en una inscripción egipcia: “La monarquía descendió del cielo, y nosotros con ella”.  Curiosamente, esta inscripción se descubrió justo 100 años antes que el Martillo maldito. ¿Pura casualidad?

El martillo:

-La Pata de Mono. Es uno de los mas terroríficos relatos de la historia, y desde que W.W. Jacobs lo escribió,  no le pasaron cosas muy buenas… Pero dejemos a un lado el relato, y vayámonos a la realidad… En el Amazonas, una tribu indígena desapareció por una terrible epidemia tras cortarle la pata a un mono, que iban a utilizar para hacer un ritual.  Esto lo contó el único superviviente, que ese día no había estado en el poblado. El era el único que estaba en contra del ritual de toda su tribu. Si, puede que solo quisiese llamar la atención, pero… No era el primero. El Gran Kan, en uno de sus caprichos, exigió una infusión con miembros de mono, lavanda y menta; que según el representaban la selva, la elegancia y la pureza. Los hombres que estaban en la sala en la que se preparo la poción murieron todos, de tres en tres, año tras año. El Gran Kan murió de la impresión, pues en la sala se encontraban sus mas fieles súbditos. Varios campesinos juraron ver ese día a un mono cojo saltando entre los árboles. Puede que solo fuese una casualidad, pero… Tras un infarto, el bibliotecario de la primera biblioteca en adquirir el relato de Jacobs, murió al recibir el libro. Aquí… ya es mas difícil creer que son solo casualidades…

Si queréis leer el relato on-line, aquí lo tenéis:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/jacobs/pata.htm

lapatademono_3

-El Cráneo del Destino. Se encontró en las ruinas mayas de Belice, y se han encontrado otros similares, pero ninguno tan sorprendente como este. Esta hecho de cristal a tamaño natural, y pesa 5 kg. Y ahora lo mas alucinante: incluso observándolo con un potentísimo microscopio electrónico, no han encontrado ni una sola marca, lo cual es imposible si estuviese hecho a mano, y casi imposible si se hubiese utilizado una maquinaria de última generación valorada en miles de millones que tan solo se pueden permitir un par de multinacionales en todo el mundo.  Hay muchas teorías, pero ninguna demasiado convincente. La foto de uno de los más grandes misterios del mundo:

-“Los Niños Llorones”, de Bruno Amadio. Para acabar, lo más espantoso de todo… O, por lo menos, de lo más horrible… En los 70, se pusieron muy de moda poner en las casa cuadros de niños llorando. Su pintor era el misterioso Bruno Amadio, que, por lo poco que se sabe, se cree que era italiano. Bruno vendió su alma al diablo a cambio de que sus cuadros gustasen a la gente. Bruno había pintado a esos diez niños de un orfanato que a los pocos días que estuviese allí el pintor se incendió misteriosamente, cobrándose la vida de los 10 pequeños y sus cuidadores. Son casi infinitos los testimonios de que en las casas a donde llegaron esos cuadros eran incendiadas misteriosamente con todo el edificio, y lo único que conseguían rescatar eran siempre, siempre, los cuadros, sin poder salvar nunca ninguna vida. Los cuadros, curiosamente, aún permanecen intactos tras tantos incendios. Un forense estadounidense investigó y cree que los cuadros fueron hechos de los cadáveres de los niños, y no cuando aún estaban vivos…

Os veo en la segunda parte del Especial de Mala Suerte… ¡Muahahaha!

Muñecas embrujadas

by Lalasosu2

A mi madre le encantan las muñecas de porcelana.  Tenía alguna francamente hermosa, pero reconozco que me atormentaba esa belleza imperecedera, pues la visión de  sus ojos muertos pero de alguna manera lúcidos y vívidos me causaba auténtico pavor. Por la noche en mi habitación me aferraba a las sábanas a sabiendas de que en el salón, con su traje decimonónico y su rostro níveo, la muñeca no cerraba los párpados jamás. Con el tiempo escuché muchos cuentos de muñecas diabólicas y vi alguna película (Dolls, 1987)  que me desveló todavía más, y como no quiero ser egoísta voy a compartir las historias  con vosotros, para esparciros, cual polvo de porcelana envenenada, un poco de mi miedo.

Por razones desconocidas, las muñecas parecen atraer a los espíritus. Más preocupante aún: las muñecas parecen fácilmente imbuídas con el espíritu del niño a quien están más estrechamente vinculadas. Existen abundantes sospechas de que las muñecas pueden permanecer conectadas a través de un enlace generado en la infancia durante años después de que su “amigo”  se haya convertido en adulto o haya sucumbido a una muerte prematura, tras una larga enfermedad que lo haya tenido atado a la cama, siempre cerca de su venerada compañera.  Así, las muñecas son portadoras de fantasmas que aterrorizan a niños que han recibido esos leales regalos por herencias o por adquisiciones en maravillosos lugares de compraventa. Muchas personas pueden pensar que sus casas están embrujadas y achacan su mal a hechos acontecidos en otros tiempos, pero lo que no saben es que lo que realmente provoca ese malestar son pequeños objetos, como muñecas, portadoras de un caos que suele ser maléfico.

Otras muñecas son creadas simplemente para coleccionar, y aunque nunca se jugará con ellas se pueden convertir en objeto de obsesión y devoción. Estas muñecas no son menos amadas y la conexión emocional puede ser tan intensa que estos objetos de colección se convierten en las muñecas embrujadas más aterradoras.

Los muñecos malditos son también objeto de ventas en sitios web de subastas, pero además de ser preocupante adquirir una muñeca encantada, también es un poco alarmante el hecho de que a muchos de ellos se les huele el timo desde el otro lado de la pantalla.

En fin, que las muñecas antiguas y de porcelana siempre me acongojaron, y más desde una anécdota que me contó una amiga cuando estaba preparando la mudanza antes de casarse:

“Estaba recogiendo en una caja las barbies, peluches y otros muñecos viejos cuando uno que imitaba a un bebé, me habló. Te juro que no tenía pilas porque era una batería de aquellas gordas y sólo quedaba el hueco. Ni siquiera tenía tapa! Me habló, lo juro, lo juro. Desde aquella, fumo.           ¿Y el muñeco? , pregunté.    –   “Calla, calla  . Se lo dí a mis padres para que lo quemasen en la finca…” 

  Espeluznante, ¿no? No sé cómo empecé a fumar yo también.