La superstición del Viernes 13

image

¿Por qué tiene tan mala fama el Viernes 13?
Para entender el origen de la superstición debemos remontarnos a la Última Cena. A la mesa se sentaron Jesús y sus doce discípulos (en total, 13 comensales). Al día siguiente,un viernes, se produjo la crucifixión de Jesús.
Siguiendo la corriente del cristianismo, hallamos otro mal fario en el libro del Apocalipsis según San Juan,  donde el capítulo 13 se dedica al Anticristo y a la Bestia.

Pero la Cábala judía también asigna el mal augurio al número 13 pues 13 son los espíritus malignos que enumera, al igual que lo hacen las leyendas nórdicas. Precisamente una leyenda escandinava cuenta que, en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el pseudo dios oscuro y timador (como no tenía ni seguidores ni culto no podemos considerarlo un dios)  era el invitado número 13.

Siglos después, ya en el 1307 de la Baja Edad Media, el rey Felipe IV de Francia, temeroso del poder y las riquezas con las que contaba la Orden del Temple, contó con el apoyo del papa Clemente V  para detener a todos los Templarios del país, precisamente un viernes 13 de octubre. Este hecho fué el que definitivamente apuntaló la leyenda de los malos presagios asociados a los viernes que caen en 13. Además, como todos sabemos, la detención de los templarios alcanzó una gran notariedad a causa de las escabrosas y falsas acusaciones que se les imputaron, como satanismo, y  las torturas y terribles condenas a muerte a los que los sometieron los inquisidores.

No es extraño que con tan mala fama, en el Tarot, el 13 represente la muerte y a la desgracia eterna.

Pero tranquilos. Hoy es un día como otro cualquiera. Simplemente, comienzan los carnavales y llueve. ¿Mala suerte? No. Esto es Galicia y estamos en Febrero. ¡Que eso no os impida disfrutarlos!

Anuncios

Aisha Kandisha

Aisha Kandisha, hija del traidor don Julián, lleva en su sangre el veneno de generaciones de odio y miseria. Si alguna vez se os ocurre, niños, salir de casa después de que se ponga el sol, nunca os acerquéis a ninguna mujer, por hermosa y amable que sea. Y os lo digo yo, como mujer, como anciana, y como viuda.

-¿Por qué, vieja Aaminah? ¿Por qué no se puede?

-¡Abdul! ¿No te he contado esta historia ya unas mil veces? Muy bien, te refrescaré la memoria, pero que sea la última vez.

Por muy hermosa que se presenta la Aisha Kandisha no es otra cosa que una djina; son cientos los hombres que, al verla bañarse en un oasis, un río e incluso cerca de un pozo, no pueden evitar acercarse a ella, y antes de que puedan reaccionar ella vuelve a su forma real, una repulsiva vieja, con la piel corrompida por los siglos, y sus largos cabellos que son en realidad grises y mugrientos mechones que le caen a cada movimiento que hace. Rápidamente, sacaba un largo machete y segaba las cabezas de sus víctimas como si de trigo se tratara. En un suspiro, Aisha ya no estaba, y se veía una rojiza forma esférica flotar en el agua.

Pero claro, ese es el precio que un hombre pagaba por mirar a Aisha Kandisha, torturada por los invasores, traicionada por su propio padre, y una peligrosa djina que venga su propia muerte todas las noches, cerca de un río del Magreb.

Aisha Kandisha

Mundos perdidos: La Atlántida

Seguro que todos hemos oído hablar alguna vez de la Atlántida, posiblemente el no continente, sino mundo perdido. La leyenda más popular, que después se ha ido deformando con el paso de los años, de una forma muy resumida, cuenta que Poseidón, en vista de la gran familia que poseía, decidió crear una isla suficientemente grande como para albergar a toda su familia, que se instaló y prosperó allí felizmente, hasta que varios parientes de Poseidón, ya nacidos en la isla, comenzaron a ser vanidosos. Esta epidemia se propagó como la pólvora por toda la enorme isla. Pero cuando llegó a oídos de Poseidón, el rey de la isla, ya era demasiado tarde: la isla entera era una maraña de vandalismo y violencia, y crecía de tal forma que Zeus castigó a todos sus habitantes a perecer bajo las aguas, hundiendo el que en su día había sido un continente, un mundo entero. Luego, la leyenda se fue extendiendo hasta llegar a contar que los atlantes tenían tal nivel intelectual, tecnológico y cultural que llegaron a marcar culturas de todo el mundo. Esta es una foto de cómo sería la Atlántida según la describió Plutón, en sus diálogos de Timeo y Critias:

El principio del fin

Pero en distintos lugares del mundo se han descubierto extraños objetos, con tipografías nunca antes vistas. Entre ellos, una enorme cúpula, de un material que no se ha llegado a identificar, y que se asocia a La Atlántida. Años antes de este descubrimiento, se habñia planteado la hipótesis de que los atlantes controlaban los cambios climáticos, para que nunca afectasen a su tierra.Podría ser esta una de las razones que conllevó a esa “revolución”, durante el mandato de Atlas, hijo de Poseidón, el cual fue culpado de todo y castigado a sujetar la tierra con sus propios brazos, aunque esa es otra historia… 😉

Objetos atlantes

Pero eso no es todo: En 1984 fue descubierto en La Maná, Ecuador, un escondite que albergaba unos extraños artefactos fluorescentes, con una avanzada tecnología. Además, entre otros objetos, también había varios mapas de constelaciones, piedras talladas con curiosas formas y una representación de la Gran Pirámide de Gizeh, que se encuentra a cientos de miles de kilómetros de allí, la cual incluía, además, un tercer ojo fluorescente, además de extrañísimas simbologías, que solo pudieron pertenecer a una civilización considerablemente antigua y, muy probablemente, arrasada por el mar. Os dejo fotos:

Increíble, ¿no?

Su localización

Por supuesto, a todos se nos ha pasado por la cabeza: sí, es cierto, parece genial, pero… ¿Dónde está?

Esa es una pregunta que el ser humano se lleva haciendo durante varios miles de años. Se han propuesto infinitas localizaciones, pero las más aceptadas son:

-Doñana. La prestigiosa revista National Geographic ha situado este mundo sumergido bajo las marismas de Doñana, al noroeste de Cádiz. El equipo de geólogos y arqueólogos dirigido por el profesor Richard Freund ha invertido dos años de trabajo con satélites, radares capaces de penetrar la tierra, cartografía digital y tecnología submarina ha determinado finalmente que la Atlántida estuvo bajo las marismas del Parque Nacional de Doñana. En esa zona han encontrado numerosos pasadizos, estatuillas de bronce, y varios metros de agua y barro bajo la desembocadura del Guadalquivir. Casi todos los medios han aceptado esta gran noticia, sin embargo, otros no tanto…

Las Azores. Numerosos sabios y estudiosos del tema la sitúan en las Islas Azores, ya desde mediados del S. XIV. De hecho, hay quien asegura que a la Atlántida la rodeaban 9 islas, de características similares a las Azores.

-El Triángulo de las Bermudas. De estas islas tan enormemente populares sobre las que se han presentado tantísimas hipótesis, (desde extraterrestres hasta maldiciones) se ha dicho que justo en el medio de las islas fue dónde estuvo La Atlántida, y de ahí que allí pasen tantas cosas extrañas, son los supervivientes de los atlantes, que, para poder sobrevivir se ven obligados a atraer a aviones, barcos, etc.

Estas son las más aceptadas, pero, sin embargo, se han propuesto muchísisimas más: Oriente Próximo, Irlanda, Indonesia, Marruecos, Cuba, Bolivia, Ecuador, México, las Bahamas, Escandinavia, Creta, y hasta La Antártida. En este link podéis ver un mapa con las más aceptadas científicamente.

La Tierra, algo más que nuestro planeta

Es nuestro hogar, nuestro planeta, en donde vivimos, pero… ¿Es algo más que eso? ¿Puede que esté viva? ¿Que ella también se alimente, de alguna forma? ¿Es posible que esté hueca? ¿Que por ella fluyan extrañas energías, las que la mantienen viva?

En primer lugar, hablaremos de la teoría de Gaia.

Esta teoría, surgida en los años 70, habla de que la tierra es un único y primitivo ser viviente, algo así como los seres primigenios de Lovecraft, que nos creó a todos, por eso estamos aquí. Es un ser que se alimenta de los propios seres que creó, cuando mueren. Tan sumamente inteligente que ha podido crear su propio mundo, sus propios seres vivos, que viven en una total simbiosis con ella. Y no solo eso, sino que también puede autoregularse, y conectar, de algún modo, todos los procesos, tanto físicos y biológicos, que ocurren en ella y sus habitantes.

Pero, apartándonos de términos tan científicos, vamos a hablar de otra hipótesis, la de La Tierra Hueca o Teoría Intraterrestre.

Esta teoría habla de civilizaciones híperdesarrolladas subterráneas, que pueden vivir incluso en el núcleo de La Tierra. Están a lo largo de toda la corteza terrestre, y, de hecho, se cree que viven en los innumerables túneles del interior de La Tierra, que unen lugares muy distantes, por los que podrían viajar de un lado del mundo a otro en pocas horas. Hay científicos que lo consideran tan solo un mito, sin embargo, otros consideran completamente viable su posible existencia. Sobre el origen de esos extraños seres, hay varias teorías, pero las más comunes y populares son la que remonta su origen a los antiguos continentes perdidos (La Atlántida, Lemuria…), la que defiende que también pueden haber llegado mediante puertas oceánicas o puertas mágicas en el Triángulo de Las Bermudas, Finisterrae (Sí, sí, habéis leído bien, en Galicia podríamos tener una puerta a un mundo subterráneo), Stonehenge… Y por último, la otra teoría habla, como no, de seres extraterrestres, que, mediante cráteres y otras aberturas, mucho antes de la aparición de los seres humanos, y escogieron esos túneles y cavidades subterráneas como hogar. Desde que hay esta creencia, se han visto numerosas aberturas en los polos y similares, pero nunca llegando a demostrarse su existencia.

Mitología africana

Los fon de Benín, una tribu africana, creen en un dios de dos caras, femenino y masculino a la vez, es el origen del universo. Pero al crear nuestro planeta, La Tierra, no pudo cargar con él, por lo que la serpiente mágica Aido-Hwedo tuvo que ayudarle a transportarla. Entonces, aparecieron los océanos, en los que se ocultó esta serpiente. Cuando se mueve, provoca fuertes terremotos y catástrofes naturales. Pero… ¿Y si un día se enfada tanto que se sacude hasta destrozar el planeta entero? Ese era el mayor miedo de cualquier fon, pues entonces sería el fin del mundo… Curiosamente, se encontraron unas pinturas con algo similar a unos números, cerca de uno de sus lugares sagrados. En ella había cuatro caracteres: uno similar a un 2, un clarísimo 0, un difuso 1 y, para terminar un rojísimo 2. ¿Pura casualidad?

Mitología vikinga

Los vikingos creen que un fresno es, por así decirlo, el centro del mundo. En sus raíces está el submundo, en las ramas altas, Thor, Odín y el resto de los dioses, con sus dominios; y entre los dos se halla nuestro mundo, el de los mortales. Una ardilla asciende y desciende por el árbol, transmitiendo noticias al águila posada en las ramas más altas (Odín, el más importante de todos los dioses vikingos) y a la serpiente que se esconde entre las raíces del Árbol del Mundo. (La guardiana de las puertas del Infierno). Además, según los diferentes poblados, creían en unos u otros mundos, que podéis ver aquí con bastante detalle:

Espero que os haya gustado el post, pero, sobre todo, espero que os hayáis quedado con una idea en la que coincidieron durante milenios civilizaciones y civilizaciones: La Tierra es algo más que nuestro planeta.