Gabinete de curiosidades de Guillermo del Toro

Gabinete de Curiosidades de Guillermo del Toro

Anuncios

It – Stephen King

It

Imagínate un ser terrible, despiadado, que se alimenta de la gente y sus miedos. Una criatura que representa todo eso que temes, todo eso que odias, todo eso que te llena de terror al grado de perder la cordura. Esa criatura existe y está en Derry. Cuida de tus niños y jóvenes, que son sus presas preferidas. Ve con cuidado y no mires debajo de los puentes… no hagas caso del payaso, de sus globos llamativos y botones naranjas. No voltees cuando te llame porque cada vez estará más cerca, no mires sus pies pues verás que flota. No te dejes atrapar por el pánico, solo corre, lejos, corre, porque una vez te alcance no habrá escapatoria…

Él es una criatura ancestral, de poder lejano a todo lo conocido. Ha estado aquí desde antes del principio, antes de las ciudades, antes de la historia conocida, del hombre y sus temores. El es “Eso”, y al ser “Eso” tomará la forma de aquello que más temes, te aterrará, te atrapará y tomará por alimento.

Será el destino quien ponga a un grupo de niños en su camino, “Los Perdedores”, liderados por Bill el tartamudo, quienes en dos instancias, de niños y adultos, se tendrán que enfrentar a un poder inmensamente mayor que ellos, al peor enemigo del ser humano, la representación del más profundo de sus miedos.

 

¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?

Las campanas, entre otros, tocan a rebato, al ángelus, a tránsitos (en Galicia se dice “a morto”)  o a tránsitos de gloria si el difunto era un niño, a funerales, entierros, a cultos y… a ánimas, esas almas perdidas que supuestamente aguardan en el purgatorio, pero que en nuestra comunidad vagan por los montes, rondan los cementerios y salen de los mares para llorar por una tierra en la que nunca descansarán en paz.

Dicen que la Santa compaña es pregón de la muerte, pero también lo son los perros que aúllan (oubean) al crepúsculo, los cuervos que se aposentan en el tejado del moribundo, las urracas que pican los cristales del enfermo porque según aseguran nuestros ancianos son capaces de oler “la cera de los muertos”.

Este miércoles, en el Club de los 7 miedos escucharemos estas y otras historias que las bibliotecarias nos cuenten, sacadas de la memoria y de las bocas de los abuelos. Sabemos que también los miembros del Club expondrán sus investigaciones acerca de nuestros mitos y tradiciones pero además, nuestro compañero Jorge C. Ruso nos confesará vivencias que asegurarán, queridos miembros, una madrugada insomne.

PREPARÁOS. Se oyen campanas… y sabemos dónde.

 

PD.  Si queréis seguir temblando de miedo, unas recomendaciones temáticas: historias sacadas de la mente de nuestro querido AGUSTÍN FERNÁNDEZ PAZ.

–          Cartas de Inverno. ¿Os gusta Poe? Pues este es un relato digno del maestro. Un hombre desaparecido. Unas cartas que sangran desesperación. Ah, queriditos. Cuidaos de pasar las vacaciones en una casa alquilada…

–          Tres pasos polo misterio. Tres relatos muy dispares donde lo sobrenatural es protagonista. No sabría deciros cuál es mi favorito, aunque las chicas querréis pasar en otoño un fin de semana (mínimo) en O Caurel.

–          Aire negro. En Villalba (la tierra que vio nacer al autor) existe el horror, eso puede asegurarlo una joven que agoniza en un psiquiátrico… ( Esta es una novela magistral que da mucho, mucho miedo)

Abriendo boca para la visita a San Amaro: El libro del cementerio.

Pobres incautos, qué mal lo pasásteis ayer hablando del síndrome de la catalepsia. Comenzásteis oyendo historias de jóvenes que arrancan los dientes de chicas aún vivas,  hombres devorados por las ratas, mujeres que dan a luz en el ataúd… para acabar usando vuestra empatía y ser víctimas de una incineración precoz. Ya no sé si vuestras risas finales eran sinceras o carcajadas histéricas para liberar un poco  la tensión… MuaHAhAhaHA.

Pero hoy me siento magnánima y para quitaros el sabor de la tierra húmeda voy a recomendaros un libro delicioso.  Aprovechando que el próximo martes visitaremos San Amaro dos Mortos, el cementerio más bonito de Coruña, quiero hablaros brevemente del EL LIBRO DEL CEMENTERIO, de Neil Gaiman.

Según lo leí, entendí con envidia que lo que tenía entre las manos se convertiría en un clásico de la literatura juvenil  en Estados Unidos, donde reside su autor.  Chicos, cada capítulo es un pequeño relato que se va fundiendo con los demás para conformar la vida de NADIE (Nad) un bebé que huye del asesino de su familia internándose en el cementerio.

¿Recordáis que hablábamos de los guardias hondureños que no resistieron los gritos que provenían de la tumba del malogrado joven? ¿Que nosotros confesábamos que también huiríamos cual gacela ante un leopardo porque no resistiríamos la tensión que provocan las horas de negrura en un cementerio? Pues Nad vivirá en uno, y seguramente los años transcurridos en él serán los más especiales de su vida.

Quizá esta tumba que investigábais sea el hogar de un Nad a la gallega… ¿quién sabe? 😉