Leyendas urbanas japonesas: Kushisake Onna “La mujer de la boca cortada”.

 

Kushisake-Onna (la mujer con la boca cortada) es una leyenda de la mitología japonesa. Trata sobre una mujer que fue asesinada y desfigurada por su esposo, convirtiéndose en un Yokai, o lo que es lo mismo, un espíritu demoníaco que regresó para vengarse.

La leyenda dice que hace mucho tiempo había una preciosa pero vanidosa mujer que se casó con un samurai. La bellísima mujer era pretendida por muchos hombres y acostumbraba a engañar a su marido. El samurai sabía de las infidelidades de su esposa por lo que un día en un ataque de celos y furia le cortó la boca de un lado a otro mientras gritaba:
¿Piensas que eres hermosa?

¿Quién va a pensar que eres hermosa ahora?
Se dice que desde entonces una mujer con la cara tapada, por una máscara como la que usan los cirujanos, vaga por las calles de Japón. Cuando encuentra a un hombre joven (mujeres según otras versiones) se acerca y les pregunta con el rostro cubierto:
¿Soy hermosa? 
Recordemos que en Japón el uso de máscaras para evitar enfermedades y no respirar el aire contaminado es bastante habitual, por lo que los chicos normalmente al ver sus bonitos ojos y sus suaves rasgos responden que SÍ. En ese momento la mujer retira la máscara dejando al descubierto la horrible hendidura que se extiende de oreja a oreja con una escalofriante sonrisa. Y les pregunta de nuevo:

¿Y ahora? 

Todo aquel que dice que NO, se asusta, grita o muestra el miedo en su cara es atacado por el espíritu que con unas tijeras gigantes les corta la cabeza.

Sí la víctima responde de nuevo que  ”solamente” le cortará la boca de lado a lado para que sufra su misma suerte. En otras versiones si respondes afirmativamente las dos veces la mujer te seguirá hasta la puerta de casa donde te  asesinará igualmente, ya que “kirei” en japonés para hermosa o linda es muy parecido a decir “kire” que significa cortar.

Existen otras versiones en las que si respondes que “Sí” cuando ella se quita la máscara, te dará un brillante y valioso rubí cubierto de sangre y se irá.

Es imposible escapar de Kuchisake-Onna, puedes salir corriendo pero aparecerá frente a ti de nuevo. Hay varias formas de escapar que varían según la versión de la leyenda:

– Puedes contestar con otra pregunta: ¿Y yo? ¿Soy hermoso? Eso confundirá al espíritu que se quedará pensativo dándote tiempo a escapar.

– También puedes llevar dulces contigo y se los tiras o simplemente se los ofreces quedará contenta con el regalo y te permitirá marcharte.

 

10 leyendas urbanas japonesas

 

Resultado de imagen de kuchisake onna la mujer de la boca cortada

La saga del Fénix, V

La muchacha torció la boca con desagrado.

– ¿Se puede saber adónde me estás llevando…? No veo ningún manzano… Realmente, no veo nada. -Entrecerró los ojos, colocando la mano sobre éstos para hacer el amago de intentar ver entre la espesa neblina que nos envolvía; ello consiguió que blasfemase entre dientes, maldiciendo las estupidez humana.

No respondí a su pregunta, estaba demasiado atenta a su estado que esperaba que poco a poco desmejorase; pero no parecía ser así y ello me preocupaba.

– Estamos cerca. -Sentencié. A confesar la verdad, la mantenía caminando en círculos a la espera de que cayese de un momento a otro al suelo, sin vida; llevábamos un buen rato de la misma manera, pero no había síntomas de que la neblina le afectase. ¿Se habría deshecho la maldición?

No. No podía ser así, era imposible. Imposible.

Entonces…

– ¿Malon? -Dijo la muchacha, desorientada.- Malon, no dejes de hablar, no sé dónde estamos…

– Estoy aquí, estoy aquí. -Respondí al momento con cierto tono de resignación. Aún mantenía la falsa sensación de sorpresa, con lo que opté (tras unos instantes en silencio, de nuevo) por preguntar finalmente.- ¿Se puede saber quién eres tú, “humana”?

– Ohm, cierto; disculpa mi mala educación. -Posó la mano derecha sobre el pecho y desvió la mirada cara el último lugar en el que mi voz había retumbado antes de llegar a ella.- Mi nombre es Savior.

 

La luz

image

Se despertó con el sonido de un golpe seco contra la madera. Podía haber sonado en su cabecero, en la cómoda, en la puerta o en el armario. El corazón le latía deprisa cuando encendió el flexo que dormitaba sobre la mesita de noche, una de metal recién comprada en una afamada tienda sueca. De ahí seguro que no provenía el sonido.
Escuchó un silencio sólo roto por su agitada respiración. Nada. Ni en su casa ni en la de los vecinos. Todo el mundo parecía dormir a las 3 de la mañana.
– Lo soňaría, pensó. 
Apagó la luz de la mesita y se acostó de nuevo.
Ahora la única luz que se veía provenía de un lugar donde no existía bombilla. Dentro de su armario.

Tontunas a Medianoche: Cortijo Jurado

Si alguna vez pasáis por el pueblo Malagueňo de Campanillas os encontraréis con una de las supuestas Mansiones Encantadas más famosas del país. Este edificio neogótico en ruínas, que en sus tiempos debió de ser ecléctico y hermoso, data del S XIX .

Alrededor de esta casona existen leyendas para dar y tomar. La gente de los alrededores habla entre susurros de muchachas asesinadas, de gritos en la noche, de secuestros, de maléficos riruales con menores. Así que estas ruínas son pasto de curiosos que se arriesgan a caerse o a que se les desplome incluso una pared.

Pues bien, el Ayuntamiento ha ordenado a los actuales propietarios de la finca que deben restaurar este edificio ruinoso, y lo que se proyecta realizar es un hotel. Pero ni obreros ni andamios mantienen a raya a los paseantes y a los apasionados del misterio, que siguen intentando capturar una imagen inexplicable
o un inquietante susurro.  Así que a los operarios se les ocurrió una idea disuasoria y divertida.  No me digáis que no tiene su gracejo!!!

image

Y volvíendo al tema….LA OUÍJA, por Cecilia

¡Hola!Lo primero,siento subir un post tan de repente,pero me pregunte ,¿Por qué no? Y lo hize.Como todos conozeis La Ouija y sabéis como va,pues ya no haze falta ni que lo explique,pero por si alguien anda perdido:El “juego” de la ouija consiste en poner las manos sobre una pequeña plataforma que se desplaza lentamente sobre un tablero, movida por alguna fuerza misteriosa. El tablero está inscrito con números y las letras del alfabeto. Los jugadores esperan obtener respuesta a sus preguntas uniendo las letras sobre las que se mueva la plataforma. La “diversión” o la “perversión” está en la curiosidad y el misterio de comunicarse con algún espíritu que revela secretos y, cuanto más parezca “funcionar”, más la ouija (y el espíritu detrás de ella) atrae y ata, hasta convertirse en una obsesión.
Y así es la historia REAL que sucedió hace unos días en Santiago:

Esto pasó el año pasado. Jugué al juego ouija con mi amiga Carla. No nos lo tomamos en serio y empezamos a insultar, bromeando, a los espíritus que invocababamos. Por mala suerte, invocamos a Satanás que nos deletreó: “Lo que no crees es real”.

Era tarde y mi amiga se fué a casa. Como que mi novio había muerto en un accidente de coche estaba sola en casa, así que me fuí a dormir.
Sobre las 3:20 de la madrugada me desperté y me fuí a beber un café. Mientras bajaba las escaleras, oía las voces de una niña gritando muy en la lejanía. Cuando llegué a la cocina, cogí el vaso y había un papel bajo él que ponía escrito: “Te lo he dicho”.

De repente sonó el teléfono. Era mi amiga Carla, preocupada por que su hija de dieciseis años no había regresado a casa. Entonces vi que bajo mis pies había huellas de sangre. Las seguí y me llevaron hasta el cadaver de la niña con el cuello degollado que yacía en mi cocina.
Asustadísima me voy a casa de Carla.
Subo corriendo a su habitación y me la encuentro también con el cuello degollado igual que su hija.
Lo más terrorífico. En su frente alguien había grabado con un cuchillo: “yo tengo la razón”. Me desmayé y cuando desperté estaba en un hospital. Todo se acabó.

En fin,no jugueis a la Ouija si no es en serio,y si lo es,tampoco.
Yo he cometido ese error.
Cecivampiria,16 de enero de 2013.

image

El Revés

Image by littlemewhatever

 

Este carnaval íbamos a hacer algo diferente, lo habíamos decidido antes de entrar en una de las sesiones del Club. Sara propuso que un reducido grupo de amigos durmiésemos en su casa y así lo hicimos. Tras charlar un poco de lo que nos depararía el instituto el curso que viene (qué nervios) y de asegurarnos de que nadie nos interrumpiría –cerramos con el pestillo dando vagas explicaciones de que íbamos a contar historias y tal-  entramos en materia. Por fin solos. Albricias. Y con una de esas maravillas colada de estraperlo en la habitación.

Hum… sí que habíamos oído un montón de historias peliagudas acerca de la Ouija, pero sólo tontearíamos un poco y nadie tendría por qué enterarse. Cuando X –permitidme que guarde el anonimato – sacó de la mochila aquella tabla, nos quedamos fascinados con cada letra, símbolo y número tan primorosamente grabado. Tras realizar un pacto de silencio, los cinco (Sara, Arancha, Cecilia, Iago y yo) pusimos los dedos en el triángulo acorazonado y empezamos a hacer preguntas tontas. Tras media hora de inmovilidad absoluta – la sesión no prometía mucho – el triángulo, súbitamente, empezó a temblar. – Iago, eres tú, le acusó Sara.  –¡Yo no estoy  haciendo nada! , se defendió molesto. Fue entonces cuando el master se desplazó bruscamente por la tabla y una especie de calambre me flageló los dedos. Oí chillidos de asombro, quizá hasta salió alguno de mi garganta, pero ninguno soltamos aquel objeto negro.

–          AYUDA –  AYUDA – AYUDENME

La plancha siguió deletreando una petición de auxilio desesperado. –Pero ¿quién eres?,  preguntó temblorosamente Cecilia.

–          SARITA – 19-  REVES – PLAYA- AYUDA

-¡Sara! ¡ya te vale!. Pero nuestra anfitriona clavó una despavorida mirada azul en cada uno de nosotros y se levantó de un salto. Cogió el móvil que estaba encima de la cama y se dispuso a llamar al 112 al grito de “¡Sarita se ahoga! Tenemos que ayudarla!” Pero yo repliqué: -¿Y dónde? ¿Qué vas a explicar? ¿Quién nos va a creer?

Arancha nos incitó a preguntar de nuevo, pero esta vez no obtuvimos respuesta.

–          Sara, ¿estás bien? Sarita, por favor, contéstanos… ¿Dónde estás? ¿Qué está del revés? ¡Danos una pista!

Tras una hora de invocación infructuosa y cuando ya pensábamos que todo había terminado, el triángulo se movió de nuevo.

–          FIN – AYUDEN ANTHONY -REVES

Seguimos insistiendo para que nos dijese algo más. Estábamos nerviosos y no acertábamos a construir nada con cierta lógica, pero sólo nos acompañó la inquietud y un oneroso silencio.

Al día siguiente nos despertamos con una sensación muy amarga. Nos miramos con tristeza rayana en la culpabilidad y fue entonces cuando Iago, que había dormido con el hermano de Sara, llamó a la puerta.

–          No he podido conciliar el sueño y por fin… he encontrado algo, susurró mostrando su Smartphone. Parecía al borde del llanto.

Mientras nosotros jugábamos con un tablero en la negrura de la noche, pertrechados en la cálida habitación con una bandeja repleta de patatas y sándwiches, al otro lado del mundo una chica de 19 años llamada Sarita perdía la vida tras luchar en vano contra la corriente. A su novio, todavía lo estaban buscando entre las olas que morían en una peligrosa playa conocida como “El Revés”.

 

Para mis entusiastas reporteros del club de las 2 lunas   ❤