¡Se abren las puertas! La muerte monta sobre un caballo andaluz,

El hielo cae, y cruje bajo unas babuchas decoradas y llenas de rabia. Y si el hielo cruje, con el caerán las vidas de muchos inocentes, y no serán pocos los culpables que sobrevivan. Se escucha el llanto de un niño, que llora por instinto, porque aunque no sabe lo que ocurre, sabe que es malo, que cuando acabe no quedará nada, quizá tampoco él, y Alá tornará la mirada, y Mahoma no podrá hacer nada, salvo saludar  a los nuevos inquilinos de la casa… ¡Callen! ¡Escuchen…

-¡Llévenselo! ¡Llévense a este insolente viejo demente! Las pedradas le harán reflexionar sobre sus predicaciones profanas, y la muerte le dará su merecido.

¡¡Cállense!! ¡¡YA!! ¡Escuchen! ¡Escuchen… los caballos! ¡Ya están aquí! Escucho las espadas, veo la sangre y el dolor, y las miradas inocentes horrorizadas, y…

-¡¿Aún sigue aquí?! ¡Adelantad el lapidamiento! ¡Quiero ver sangre brotar de ese rostro sucio y profano!

¡Agghhh! ¿No lo escuchan? ¡¡Van a caer las murallas!! Ya puedo ver a los pobres campesinos, la cerámica de los artesanos se rompe sobre su nuca, ¡¡no lo quiero ver!! ¡Yo les he avisado! ¡Humíllenme después tanto como les venga en gana, pero yo decidiré mi muerte!

¡Agghhh! Yo… yo les advertí.

Se abren las puertas del palacio, cae desplomado el hombre y antes de que nadie comprenda quién realmente era, los cristianos entran, y la sangre baña las impolutas yeserías y ornamentaciones de las paredes.

Y el obeso y tirano emir cae derrumbado sobre sus rodillas, con una cimitarra atravesándole como si de una brocheta se tratase.

1243554400174irandn

Anuncios