Leyendas urbanas japonesas: Kushisake Onna “La mujer de la boca cortada”.

 

Kushisake-Onna (la mujer con la boca cortada) es una leyenda de la mitología japonesa. Trata sobre una mujer que fue asesinada y desfigurada por su esposo, convirtiéndose en un Yokai, o lo que es lo mismo, un espíritu demoníaco que regresó para vengarse.

La leyenda dice que hace mucho tiempo había una preciosa pero vanidosa mujer que se casó con un samurai. La bellísima mujer era pretendida por muchos hombres y acostumbraba a engañar a su marido. El samurai sabía de las infidelidades de su esposa por lo que un día en un ataque de celos y furia le cortó la boca de un lado a otro mientras gritaba:
¿Piensas que eres hermosa?

¿Quién va a pensar que eres hermosa ahora?
Se dice que desde entonces una mujer con la cara tapada, por una máscara como la que usan los cirujanos, vaga por las calles de Japón. Cuando encuentra a un hombre joven (mujeres según otras versiones) se acerca y les pregunta con el rostro cubierto:
¿Soy hermosa? 
Recordemos que en Japón el uso de máscaras para evitar enfermedades y no respirar el aire contaminado es bastante habitual, por lo que los chicos normalmente al ver sus bonitos ojos y sus suaves rasgos responden que SÍ. En ese momento la mujer retira la máscara dejando al descubierto la horrible hendidura que se extiende de oreja a oreja con una escalofriante sonrisa. Y les pregunta de nuevo:

¿Y ahora? 

Todo aquel que dice que NO, se asusta, grita o muestra el miedo en su cara es atacado por el espíritu que con unas tijeras gigantes les corta la cabeza.

Sí la víctima responde de nuevo que  ”solamente” le cortará la boca de lado a lado para que sufra su misma suerte. En otras versiones si respondes afirmativamente las dos veces la mujer te seguirá hasta la puerta de casa donde te  asesinará igualmente, ya que “kirei” en japonés para hermosa o linda es muy parecido a decir “kire” que significa cortar.

Existen otras versiones en las que si respondes que “Sí” cuando ella se quita la máscara, te dará un brillante y valioso rubí cubierto de sangre y se irá.

Es imposible escapar de Kuchisake-Onna, puedes salir corriendo pero aparecerá frente a ti de nuevo. Hay varias formas de escapar que varían según la versión de la leyenda:

– Puedes contestar con otra pregunta: ¿Y yo? ¿Soy hermoso? Eso confundirá al espíritu que se quedará pensativo dándote tiempo a escapar.

– También puedes llevar dulces contigo y se los tiras o simplemente se los ofreces quedará contenta con el regalo y te permitirá marcharte.

 

10 leyendas urbanas japonesas

 

Resultado de imagen de kuchisake onna la mujer de la boca cortada

La Muelona

Se cuenta que en la época de la colonia llegó una mujer con malos antecedentes buscando riqueza. Era una mujer de clase baja dedicada a vender y traficar jóvenes, ladrona y mentirosa. La mujer llevaba el mismo estilo de vida que en España, engañaba a muchachas y se lucraba con su inocencia, leía las manos , las cartas, tenía embaucado a muchos hombres con las chicas cuando ellos ya no querían ir, los extorsionaba con dinero advirtiéndoles que su familia se enterarían de sus amoríos con las jovencitas. La mujer era tan malvada como bella y lujuriosa; destruía matrimonios, carecía de remordimientos y utilizaba sus encantos para tener lo que quería. Así transcurrieron los años pero empezó a envejecer; desapareció su belleza y en su lugar aparecieron las arrugas, pero su maldad no menguaba.Mas la mujer no se rindió a la vejez: hizo un pacto con el demonio y recuperó la juventud, pero el diablo le otorgó unos dientes y colmillos muy grandes con los que destrozar a los hombres.

Así nació la leyenda de “la muelona”, una bella muchacha que se aparece en las noches, buscando hombres infieles, borrachos, los que buscan aventuras amorosas. Con su sonrisa los atrae, caen en su trampa y después, con su inmensa dentadura los tritura y los devora. Los campesinos dicen que siempre está junto a un árbol viejo , que en la noche se oye el macabro triturar de huesos. Que para protegerse de la muelona tiene que tener una medalla de San Isidro. Que la han visto bailar con esqueletos, y que nadie ha podido resistirse a su terrorífica boca con la que besaba a sus víctimas

La muñeca de mi hermana

Hay veces que recibimos extraños regalos. Este fue el caso de mi hermana pequeña, a la cual, una señora del barrio le regaló una extraña muñeca de ojos saltos y del tamaño de un bebe de un año. Desde que entró la muñeca en nuestra casa percibí algo raro, una extraña sensación que recorría mi cuerpo y me advertía de que el peligro estaba en cualquier sitio.

Esa misma noche, mi hermana, desde su cama, me pidió si le podía acercar la muñeca puesto que se la había olvidado en la mesa de la cocina. Algo asustado, bajé las escaleras de nuestra antigua casa, pero sorprendente mente al entrar en la cocina no había ni rastro de la muñeca, algo que me hizo tener escalofríos puesto que yo mismo hubiera jurado que la muñeca se encontraba sobre la mesa de la cocina.

Me acosté y me quedé pensando sobre lo que había pasado con la muñeca, intentando darme cuenta de que eran miedos infundados y que un objeto inanimado no puede ser peligroso para las personas. Tras un rato de pensamientos absurdos conseguí encontrar un poco de sueño y me dormí.

Abrí los ojos tras un rato pues sentí un ruido en mi habitación, en ese momento vi a la muñeca sobre mi armario, tenía los ojos iluminados y se empezó a mover hasta mi cama, precipitándose sobre mi en donde comenzó a ahogarme con sus pequeñas y frías manos. Luché con todas mis fuerzas, y pese a que me hizo alguna herida, conseguí liberarme de ella y tirarla por la ventana. En ese mismo momento, y por la falta de oxigeno tras el forcejeo me me desmayé cayendo de forma abrupta al suelo.

Me levanté en el hospital junto a mis padres, lo que me reconfortó. Pregunté a mi madre por mi hermana, me dijo que estaba bien, en la escuela, y que se había llevado la muñeca al colegio…

muñeca

La OUIJA: el juego de los espíritus

Muchas personas en el mundo han jugado a los juegos de los espíritus: La Ouija (mal llamada Güija o Wija). Aunque siempre recomiendan no hacerlo ya que pasan cosas extrañas y no hace bien a la mente de los jugadores. Pero uno por curiosidad lo hace. Esto pasó a un grupo cuatro muchachos, que en un día de campo, decidieron jugar como corresponde a la Ouija, en un lugar apartado totalmente de la sociedad, con velas rojas y negras y las ventanas y puertas trabadas. Este grupo de amigos, comenzaron. Aunque al principio les costaba contactar a algún ser del mas allá a las 2:00 am en punto la copa comenzó a moverse. Las preguntas eran simples, sólo preguntaban la historia del espíritu: cómo había muerto, quién era y cosas por el estilo.

Pero uno de los chicos, sospechaba que el amigo de al lado estuviera moviendo la copa, entonces comenzó a hacer preguntas bromistas, las cuales no le gustaba al espíritu, uno de los amigos le preguntó si quería que el amigo abandone el juego y el espíritu dijo que SI. Pero el amigo no quería y se burló. El espíritu enojado movió la escoba que estaba trabando la puerta de la casa, dando la señal de que se vaya. En ese momento los chicos comenzaron a sentir que el piso se movía y los objetos comenzaron a caerse. El tablero se lanzó sólo hacia una esquina de la habitación y comenzó a prenderse fuego. Los muchachos estaban rodeados de llamas de fuego que se meneaban diabólicamente mientras se acercaban poco a poco a los muchachos para tragárselos vivos.

Entonces los chicos comprendieron de que si no hacían que el muchacho se vaya de ahí, el espíritu se pondría furioso y acabaría matando a todos. Entonces los mismos amigos, empezaron a empujar al muchacho para que salga por la puerta. Lo tuvieron que empujar violentamente porque el chico estaba tan asustado que se había quedado paralizado del susto. Apenas sacaron al muchacho, las llamas desaparecieron. Pero a los cinco segundos se escuchó un grito desgarrador que provenía de afuera de la habitación. El muchacho estaba tirado en el suelo, completamente destripado y con sangre en la boca…¿cómo pudo morir tan rápido? Entonces una fuerza invisible hizo que los tres chicos que quedaban, entraran por la fuerza a la habitación. Se cerró la puerta. Entonces el tablero que había sido tirado a una esquina de la habitación por el espíritu, se colocó al centro de donde estaban reunidos los chicos. El espíritu ahora quería seguir jugando. Los muchachos se levantaron e intentaron con todas sus fuerzas abrir la habitación pero era inútil. El espíritu ya había tomado su decisión: No saldrían de allí vivos.

Los muchachos se resignaron a seguir jugando y la pregunta que le hicieron al demonio fue:

—¿Saldremos vivos de aquí?

—No —Respondió el demonio.

Los muchachos, más asustados aún, se miraban unos a otros como pensando en algún plan para poder escapar del macabro juego. Entonces le hicieron otra pregunta al demonio:

—¿Quieres ganar algo a cambio de dejarnos con vida?

—Luego de cinco segundos, el espíritu respondió— Sí.

—Si nos dejas salir, prometemos traerte el día de mañana seis vírgenes para que hagas con ellas lo que tú quieras y por toda la eternidad. Tú sabes que podrías divertirte con ellas mucho más que con nosotros. ¿Aceptas?

—Entonces el espíritu sin pensarlo dos veces, dijo— Sí.

Entonces el espíritu les abrió la puerta y los muchachos salieron. Pero cometieron un grave error. Habían dejado sus mochilas adentro de la casa. Los muchachos no pensaban cumplir su promesa ni mucho menos volver a ver al demonio. A los dos días, luego de haber roto su promesa. Las mochilas aparecieron en sus dormitorios… ensangrentadas y con un mensaje que decía:

—Esta es la primera y última vez que engañan a un demonio

Cuando abrieron sus mochilas, encontraron las cabezas cortadas de sus madres. Cuenta la historia que los chicos enloquecieron y que desaparecieron. Se dice que persiguen al demonio para que les enseñe en donde quedaron los cuerpos para poder enterrar a sus madres con dignidad.

cuento-de-terror-ouija

La imagen maldita

Han oído  acerca de una imagen  que debe ver por más de cinco minutos y que circula por Internet, si lo sabes ya te habrá pasado y si no te contare mi historia.  Vi un reportaje por la televisión  y  le conté a mi mejor amiga,  Marta, ha ella le encantan esos programas paranormales. Buscamos en Internet y encontramos la imagen y la historia, una estudiante japonesa había hecho un dibujo, la subió a Internet y luego  se suicido

A  ella le pareció muy interesante y a mí un poco extraño. Descargamos la imagen en mi computadora. El fondo de la foto era un verde oscuro, su cabello era largo de color café, tenía una palidez  y una mirada triste, sus ojos eran café claro y parecían un poco empañados.

Martha me reto a mirar la foto por cinco minutos y  solo logre verla por siete segundos y tuve ganas de  llorar, jamás olvidare esa mirada, MARTHA  se rió de  mi, la observo por 5 minutos que ella había cronometro con su celular.

-tontuela dijo marta no pasa nada y luego nos echamos a reír.

Ya en la noche sentí como  si alguien me vigilara más tarde mientras dormía creí que alguien me moviera la cama. Eran las tres de la mañana cuando Martha me llamo por un fuerte dolor de cabeza que no soportaba, le comente que tampoco yo podía dormir que tomara alguna aspirina colgué el teléfono  y volví a mi cama, luego  recordé  la imagen y decidí entonces   borrarla  de mi computadora la  curiosidad me llevo haberla  fijamente y  en un instante sus ojos se volvieron oscuros ,me sonrió, sentí como si algo me arrastraba no no., al contrario parecía que saliera  me quede paralizada por un momento…Apague el monitor lo  más rápido posible salí de mi habitación llame a  casa de Marta  pero nadie contesto…no pude volver a dormir.

Cuando llego la mañana  salí de prisa a casa de mi  amiga a contarte todo lo que me había pasado  y si ella había sentido algo  parte de aquel dolor de cabeza,  mi sorpresa fue encontrar a sus padres abatidos llorando y un auto de la policía  MARTHA  había desaparecido su padre me pregunta si sabía algo del asunto y negué con la cabeza no podía hablar estaba en shock.

Han pasado tres días de la desaparición de Martha y he tomado la decisión de confesarme ante un cura pues no puedo dormir tengo pesadillas y dolores de cabeza repentinos a veces escucho voces me estoy volviendo loca, creo que es Martha tengo el televisor encendido veo las noticias una chica se ha arrojado a las vías del tren…

Ayúdame

Una familia acababa de mudarse a una nueva casa cerca del bosque. Es una casa más grande, en un pueblecito tranquilo, los niños tienen sitio para jugar y los padres están tranquilos,… Todos estaban muy a gusto en su nuevo hogar. El padre trabajaba y debía ausentarse de casa una semana de cada dos por motivos laborales.

Una noche, mientras la madre leía en el salón, el hijo mayor no estaba en casa, pero la hija más pequeña ya dormía. Cuando Carlos, el hijo mayor, volvió a casa le comentó a su madre algo que le tenía preocupado de hace días. Y es que llevaba días observando a Caterina, su hermana pequeña, mientras dormía y ésta actuaba de forma extraña por la noche desde que se habían mudado a la nueva casa.

La pequeña hablaba durante su sueño y estaba muy agitada y nerviosa. Su madre no había observado nada, pero dijo que empezaría a hacerlo a partir de ese momento. Cuando Carlos se marchaba a la cama, pasó delante de la habitación de su hermana para echar una ojeada, y la vio sentada en la ventana mirando fuera. Enseguida bajó a advertir a su madre. Subieron los dos y al verla su madre pensó que probablemente la niña era sonámbula. La volvió a poner en la cama.

Pero la historia se repitió noche tras noche y la pequeña niña llegaba incluso a salir fuera de la casa para jugar en la parte trasera de la casa, en el patio.

La madre cada vez estaba más inquieta a causa de su comportamiento y decidió hablarlo con su marido a su vuelta. Ambos propusieron llevarla al psiquiatra y que la tratase. Pero la niña continuaba yendo al patio trasero, a intentar hacer en el suelo agujeros con su pala. Cavaba, cavaba… siempre cavaba sin cesar. Y siempre en el mismo sitio. Los padres llegaron a preguntarle a la niña dormida porqué hacía eso. La niña respondía que alguien le pedía ayuda.

Tras varias semanas viendo a su hija cavar diciendo que oía que la llamaban voces pidiendo ayuda, la familia no pudo más y decidieron cavar ellos en el punto dónde cavaba la niña. Cavaban más y más profundo, intentando encontrar una solución. Y la encontraron. En el punto donde la niña cavaba encontraron la solución al porqué Caterina actuaba así. ¡Encontraron un esqueleto de una niña!
Escandalizados, llamaron a profesionales para hacer una búsqueda y supieron que hacía dos años atrás desapareció una niña en el pueblo. La buscaron durante mucho tiempo pero nunca la encontraron. De una sola vez se habían resuelto ambos interrogantes                     .Relatos de terros

Debajo de la cama

Me encontraba con mis dos hermanos en mi habitación jugando mientras mis padres habían salido a cenar y volverían muy tarde, es por ello que aprovechamos ese tiempo en el que nunca nos dejaban quedarnos despiertos hasta tan tarde para poder divertirnos lo máximo posible.
Yo y mi hermano del medio nos encontrábamos jugando al ordenador, mientras que el más pequeño estaba jugando con una pelota dentro de la habitación, lo cual era bastante molesto debido al ruido que hacía y que frecuentemente tiraba ciertas cosas, es por ello que muchas veces le dije que utilice otra cosa para jugar, pero no me hizo caso, incluso le advertí que le iba a contar un cuento de miedo corto para que de esa manera se atemorice, pero no me hizo caso.
En un momento se le cayó la pelota debajo de la cama, y nos pidió que la saquemos porque tenía miedo, pero nosotros no le hicimos caso e incluso le dijimos que la busque él mismo si quería.
Luego de pasar mucho tiempo jugando a unos juegos que tenía en mi computadora, le pregunté a mi hermano dónde se encontraba el más pequeño de todos, debido que hace tiempo que no lo escuchaba, y no supo responderme ya que tampoco sabía. Le dije a mi hermano que lo vaya a buscar en la cocina y yo lo iba a buscar afuera de la casa, pero al bajar de la silla en donde me encontraba subido pensé que quizás estaba escondido en algún lugar, por lo que me acerque a la cama en donde se le había caído la pelota y sentí un ruido, por lo que supe que era él.
Incluso al pararme al lado de la cama él me espesó a tocar el tobillo del pie con su mano, pensando que me iba a asustar, ya que siempre lo hacía asustar con mis cuentos de terror. Algo que no le presté atención, hasta el momento en que escuché a mi otro hermano que me gritó: “Aquí está viendo televisión en la cocina”. Cuando rápidamente me di cuenta que no había nadie más en la casa, y no supe quién me estaba tocando el pie.