El piano de piedra

image

En el Cementerio de Manor Park (Londres) encontramos esta delicada obra de imaginería funeraria. Se trata de la representación de una mujer dormitando sobre un piano. La dama en cuestión existió. Se llamaba Gladys Spencer y su gran pasión era la música. Pero esta malograda concertista falleció con apenas 34 años y su familia quiso recordarla siempre así, soñando con la música de su eterno piano.

Que la tierra te sea leve, Gladys Spencer.

Anuncios

El pequeño y su juguete

image

Lund, una bonita localidad al sur de Suecia, tiene un cementerio hermoso y melancólico, como tantos otros , pero a la vez con sus particularidades, como cada camposanto.
Una de las esculturas funerarias más sorprendentes y delicadas de este lugar  es la imagen de un niño flanqueado por dos angelicales alas. Eso significa que los familiares del pequeño lo ubican en los cielos, pero además de otorgarle alas sus padres quisieron hacerle otro homenaje. Y es que si bien la escultura es aparentemente clásica, sin necesidad de fijarnos demasiado ya vemos que el niño está ensimismado toqueteando una suerte de juguete moderno.

image

Al acercarnos un poco más distinguimos con claridad en qué se entretiene la angelical criatura: está jugando con una  Game Boy Advance SP que Nintendo sacó en el año 2003.  Y ahora sí, a pocos centímetros de sus pétreas manos averiguamos incluso el juego favorito de este niño que dejó una ausencia inborrable cuando sólo contaba con 5 años.

image

Descanse en paz este pequeño, velado eternamente por su fiel pokemon. 

image

Lápidas inusuales para jóvenes amadas

En Birmingham, UK, existe esta curiosa lápida. Es el homenaje póstumo para una chiquilla adolescente,única hija, que falleció en un accidente de motocicleta. A priori puede parecer siniestro pero las alas evocan la inmortalidad, la ascensión al cielo. Así que la familia simplemente quiso expresar el deseo de que ella siga pedaleando allá entre las nubes. Es curiosa, ¿verdad?  Nunca había visto este tipo de imaginería funeraria anteriormente.

image

Foto:Helen Higwater

Este es el Obelisco funerario que la familia erigió en memoria de su hija, que falleció a la edad de 15 aňos un 1 de Agosto allá por el 1860. Muestra a la joven leyendo en las escaleras de la casa familiar. La primera foto, la de color sepia, fue tomada en la década de 1860 y podemos apreciar perfectamente los delicados detalles de la talla. Las de color son de Agosto de 2014, 154 aňos después del fallecimiento de la chica. La erosión provocada por los elementos ha provocado que la joven se haya vuelto fantasmagórica, pero la imagen sigue destilando ternura y melancolía.

image

Thanatos.net

Un cementerio bajo la nieve.

En el Concello de Batalla se encuentra el cementerio de Ferreiros. Un camposanto moderno cuyas frías lápidas de mármol entonan a diario, como en tantos otros cementerios, el respetuoso canto de piedra por el recuerdo de los muertos. Sin embargo carecen de la melancolía que destilan los cementerios cuyas lápidas esculpidas por delicadas manos que ya son huesos, verdean con el musgo del tiempo. La firma silenciosa, pero irrefutable, del Memento mori.

Sin embargo estas fotografías, enviadas por Fernando Rosales, el profesor que nos regala sus historias tan ingeniosas como luctuosas, demuestran que un cementerio de nichos y lápidas genéricas puede transformarse en un paraje sacado de un cuadro de Caspar David Friedrich.

image
image
image
image
image
image
image

———-

Fernando Rosales Naya, profesor de historia en el CPI de Baralla y autor del ensayo ” Huyendo de Occidente”, publicado por la Ed. Zaera Silvar (y lo más importante,un querido amigo), ha tomado estas fotografías para el siniestro deleite de los miembros del Club de las dos lunas. Que lo gocéis, corazones nocturnos.