Los funerales victorianos: costumbres, supersticiones y curiosidades. Parte II.

Continuamos con las características que imperaban en los funerales y enterramientos victorianos.
Os recordamos que este post es la segunda parte de la entrada anterior.
Que lo dusfrutéis,amantes de las delicias tenebrosas.

image

– En el siglo diecinueve los doctores apodados como los “resurreccionistas” tenían problemas para conseguir cadáveres que diseccionar en sus clases de anatomía, así que la existencia de salteadores de tumbas en busca de cuerpos recién enterrados era más que un mito. Muchas de las tumbas de esa época se blindaban con verjas, no para evitar que saliesen los no-muertos, como algunos creen ahora,  sino para ofrecer a los seres queridos seguridad más allá de la muerte.

– Otra curiosidad típica de la época tenía que ver con el terror que le inspiraba a los parientes vivos el que un ser querido fuese enterrado vivo con el mal de la catalepsia. Esto inspiró a los fabricantes de ataúdes para diseňar sistemas de seguridad tales como poner una campanilla en la superficie de la tumba que estuviese conectada, mediante una cadena, al interior del ataud. Así, en caso de un enterramiento prematuro, la víctima de la enfermedad podía salvarse. Y por cierto, de ahí procede la expresión “Salvado por la campana.” 

– Si el fallecido era un niňo, el color que primaba en el entierro era el blanco. Los asistentes al entierro llevaban guantes blancos,los niňos que acompañaban la luctuosa procesión portaban plumas blancas de avestruz e incluso el ataúd era blanco.

– Era costumbre entregar a los asistentes al funeral pequeňos pasteles envueltos en papel blanco y sellados con una cinta negra, conocidos como “galletas de funeral”. Después del entierro era típico ofrecer colaciones a los invitados (carnes, dulces, frutas confitadas).

– En muchos cementerios, la gran mayoría de las tumbas estaban orientadas de forma que los cuerpos yacieran con sus cabezas hacia el Oeste y los pies hacia el Este. Esta es una costumbre que proviene de épocas paganas, cuando nuestros ancestros adoraban al sol, pero en el Siglo XIX, con sus férreas ideas cristianas, se atribuía a una tradición de los primeros cristianos, que creían que la gloria del Juício Final se desplegaría desde el Este.

Anuncios

A los Corazones Nocturnos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s