La Muelona

Se cuenta que en la época de la colonia llegó una mujer con malos antecedentes buscando riqueza. Era una mujer de clase baja dedicada a vender y traficar jóvenes, ladrona y mentirosa. La mujer llevaba el mismo estilo de vida que en España, engañaba a muchachas y se lucraba con su inocencia, leía las manos , las cartas, tenía embaucado a muchos hombres con las chicas cuando ellos ya no querían ir, los extorsionaba con dinero advirtiéndoles que su familia se enterarían de sus amoríos con las jovencitas. La mujer era tan malvada como bella y lujuriosa; destruía matrimonios, carecía de remordimientos y utilizaba sus encantos para tener lo que quería. Así transcurrieron los años pero empezó a envejecer; desapareció su belleza y en su lugar aparecieron las arrugas, pero su maldad no menguaba.Mas la mujer no se rindió a la vejez: hizo un pacto con el demonio y recuperó la juventud, pero el diablo le otorgó unos dientes y colmillos muy grandes con los que destrozar a los hombres.

Así nació la leyenda de “la muelona”, una bella muchacha que se aparece en las noches, buscando hombres infieles, borrachos, los que buscan aventuras amorosas. Con su sonrisa los atrae, caen en su trampa y después, con su inmensa dentadura los tritura y los devora. Los campesinos dicen que siempre está junto a un árbol viejo , que en la noche se oye el macabro triturar de huesos. Que para protegerse de la muelona tiene que tener una medalla de San Isidro. Que la han visto bailar con esqueletos, y que nadie ha podido resistirse a su terrorífica boca con la que besaba a sus víctimas