El Contrato

image

El teleoperador resolvió todas mis dudas con serena amabilidad. La oferta, realmente, era inmejorable. Tres meses de conexión gratuíta con ADSL a cuatro megas, una tarifa plana de 9 euros al mes y un teléfono móvil de regalo si contrataba el servicio en ese mismo momento.
Mientras sopesaba las tarifas, el operador añadió algunos comentarios sobre la calidad del producto y su experiencia personal, que agradecí por su cercanía y sinceridad.
Finalmente, con gran educación, rechacé el ofrecimiento alegando las molestias de dar de baja mi línea actual y mi transitoriedad en el piso de alquiler donde vivía.

Debí sospechar de aquel inquietante silencio. Ignoro cómo sabía el operador el nombre de mis padres, o el lugar de trabajo de mi esposa, o la matrícula de mi coche, o el colegio de mis hijos. Ignoro de dónde salió aquella voz gutural que no paraba de proferir insultos.
Del resto de las amenazas apenas pude enterarme. Cuando le colgué, ya había empezado a maldecir en latín.

Jose Antonio Francés.

MIEDO ME DA. 78 relatos de humor y espanto.