The Panic News: Nuevo círculo de las cosechas en Alemania

image

Imagen: Karl Josef Hildenbrand

En un campo de Baviera -Alemania-, ha aparecido un enorme círculo de las cosechas. Como veis en la imagen son figuras geométricas esculpidas en el trigo.

El círculo, de unos 75 metros de diámetro, se encuentra, concretamente,en Raisting. Formado por otros tres círculos que convergen, ha atraído en una semana a centenares de curiosos que acuden a verlo después de que el hallazgo se propagara por las redes sociales, hambrientas de sucesos paranormales.

Según recogen varios medios locales, el dueño de la granja en cuya extensión ha aparecido este círculo de las cosechas, Christop Huttner, afirma que ni es obra suya ni conoce al autor. Pero el misterio no acaba ahí. El círculo en los cultivos está a escasos metros de la antena parabólica de Raisting, donde se encuentra el centro de comunicaciones que distribuyó por las televisiones de Europa las imágenes de la llegada del hombre a la Luna en 1969.

Los centenares de visitantes caminan entre los campos tallados. Los vecinos, sorprendidos, cuentan a los medios que hay personas de todo tipo: gente que medita, gente que se descalza, gente que reza entre las altísimas espigas.
Peri el granjero sospecha que un grupo de estudiantes se introdujo en los campos para dibujarlo, “aunque lo extraňo es no hay huellas de neumáticos”, apunta.

Fuente:elmundo.es

Curiosidades: una persona con una cosechadora con GPS, Laser, ordenador integrado, que llevase un dibujo en Cad pues… podría hacer uno de estos círculos tan elaborados. Pero dentro de esta esfera aumenta el nivel de radiación. Además algunos de los círculos que han aparecido por el mundo no se secan, no hay huellas y basan su diseňo en las secuencias de Fibonacci.

¿Obra humana o diseňo extraterreste? Sea lo que sea, nos encantan estos misterios…

Anuncios

La saga del Fénix, II: El espejo de Miradel el Trastornado

Hilda colocó bien la capucha de la capa de colores oscuros sobre la cabeza.

– << El bosque no miente >> – Pensó antes de darse la vuelta, apoyada sobre su enorme bastón de roble para observar las aguas del lago Miradel El Trastornado.

Las pequeñas botellas atadas al báculo, tintinearon cuando removió las oscuras aguas de éste con su apoyo de madera para observar lo que depararía el cruel destino y, una vez perdidas las ondas del agua, se pudo apreciar el reflejo de sus labios fruncidos en una mueca de preocupación.

– ¿A qué has vuelto esta vez? – Preguntó en un susurro al lago – ¿Con qué fin vuelves a pasear tus llameantes alas por nuestros cielos? – Planteó sin respuesta – Y lo que es más importante… ¿Cuántas vidas nos costará esta vez?

¡×l

– ¡Maldita humana! ¿No puedes ir más despacio? – Espeté en tono sarcástico – ¡A este paso el Fénix se nos adelantará! ¡Haz el favor y date prisa!
– ¿Más aprisa…? Llevamos tres horas caminando sin descanso, para un ser incorpóreo es fácil decirlo, pero para una “estúpida humana” no es tan fácil.

Dejé escapar una maldición por lo bajo, cediendo a regañadientes ante la propuesta de pararnos a descansar.

– No nos pararemos demasiado, aún queda mucho camino hasta Malvadia.
– Está oscureciendo.- Me replicó la muchacha – No es seguro pasearse por unas ruinas malditas a ciegas.
– Pero pararse a dormir en ellas es mucho más seguro, ¿no?
– Si me matan, que sea durmiendo.
– Tsk… Humanos…

A veces la joven me daba hasta pena.
Humana… con necesidad de dormir y comer, con cansancio y sed, un blanco fácil de herir… blandengues, estúpidos, lloricas y cobardes. La peor de las maldiciones.

Volví a quejarme entre dientes cuando la vi sacando la cantimplora de cuero para beber, revoloteando a su alrededor mientras musitaba una ruta rápida hasta la capital. Era curiosa la facilidad de molestar a un humano, volviéndose loco intentando seguir mi voz… ¿No son conscientes de que por mucho que escudriñen con la mirada no van a ver rastro de cuerpo alguno?

Su idiotez no tiene límites.

– ¿Has acabado ya? -Comenté en tono borde.
– Si, si… Ya voy…
– Más te vale moverte. Si te quedas atrás y mueres, no me haré responsable de tu cadáver.

 

Extraňa aparición de muňecas de porcelana en Orange

image

La policía del Condado de Orange, en California, investiga la extraña aparición de muñecas de porcelana en las puertas de las casas de ocho familias. Dichas muňecas guardan un enorme parecido con las niñas que  viven en ellas.

Todas las familias viven en Talega, un complejo residencial en San Clemente, y las niňas asisten a la misma escuela primaria. Las edades de las chiquillas oscilan entre los 8 y los diez años.

La oficina del sheriff del condado fué quien alertó en Twitter sobre la aparición de las muñecas.

Tras las denuncias, que primero fueron cuatro para luego duplicarse , la policía tomó las muñecas como evidencia y ahora investiga quien las colocó en las casas y cuál fue el motivo de hacerlo.

Lo que alertó a las familias, y que descartó que pudiera tratarse de una tontería adolescente, es que consideraron que los juguetes guardaban cierto parecido con sus hijas.

La policía destacó que todo aquello que pueda involucrar a menores de edad no es una chanza, sino que es preocupante.

¿Una broma macabra? ¿un siniestro acechador? Seguiremos informando…

¿Cuántos humanos han vivido en la tierra?

Uno de los bulos demográficos más extendidos es que el número de personas que viven actualmente en el planeta (alrededor de 7.000 millones de personas y subiendo) excede al número total de humanos que poblaron alguna vez la Tierra durante los siglos anteriores. La realidad, según los cálculos realizados por Oficina de Referencia de la Población (Population Reference Bureau), es muy distinta: como podéis ver en el gráfico  el número de humanos vivos actualmente es apenas una pequeña fracción de los que vivieron alguna vez.

Para realizar la estimación, el demógrafo Carl Haub decidió empezar a contar desde hace unos 50.000 años, en la que no hay duda que ya había Homo sapiens poblando nuestro planeta. Aunque no hay mucha información, Haub calculó los ritmos de crecimiento demográfico en diversas etapas históricas y llegó a la conclusión de que en este periodo de 50.000 años nacieron y murieron unos 107.000 millones de personas en el planeta. En cifras globales, los muertos del planeta superan por 100.000 millones a los vivos actualmente, así que si hubiera un apocalipsis zombi tendríamos que combatir contra un ejército bastante superior en número.

cuantoshumanostierra
Fuente: revista QUO

Barad-dûr, la colosal torre de El Señor de los Anillos

Al norte de Mordor, en una estribación de las montañas de ceniza de Ered Lithui, se levanta imponente Barad-dûr, la gigantesca torre oscura en la que Sauron tiene su morada. Aunque Tolkien no revela en ‘El Señor de los Anillos’ cuales son sus medidas exactas, en la trilogía que Peter Jackson realizó para el cine utilizó una maqueta de 9 metros que ,a escala, representaba tener una altura de 914 metros.

Dando por buenas estas dimensiones queda claro que los sobrepasaría ampliamente a la Torre Eifel, Big Ben y Burj Khalifa (el edificio más alto del mundo). El único que se aproximaría sería el Burj Khalifa, que con sus 830 metros se quedaría a “sólo” 84 metros de igualarla en altura. La Torre Eiffel y el Big Ben, mientras tanto, quedarían ensombrecidos y parecerían poco menos que torrecitas de guardería ante la presencia de esta construcción de proporciones colosales.

Fuente: abadiadigital

 

Barad Dur

 

El príncipe del lago Killarney (un cuento de hadas irlandés)

image

Cuenta la leyenda que el desdichado Bill Doody se hallaba sentado en la orilla del lago Killarney. Parecía que estaba contemplando absorto la belleza de las aguas pero realmente meditaba acerca de cómo iba a hacer para pagar el alquiler al día siguiente. Ya debía un par de mensualidades y carecía de empleo. Pensaba en su familia, en sus queridos hijos. ¿Dónde los resguardecería de los inclementes chubascos de la primavera? Súbitamente, un alto y apuesto joven apareció donde el hombre, como invocado por los lamentos de Bill. El caballero lo miró compasivamente y derramó en el viejo sombrero de éste, que yacía en el suelo con una manzana en su interior para evitar que se lo llevase el viento, una bolsa de monedas de oro. Bill, estupefacto y con el corazón en un puňo cayó de rodillas ante tal repentina ofrenda y cuando se giró con los ojos hechos cascadas por la emoción, el atractivo joven había desaparecido.
Bill no pudo darle las gracias pero era un hombre formal y generoso, así que pescó un pez y realizó a toda prisa una corona de flores, dejándolos en el tocón donde se había sentado con la esperanza de que el caballero los encontrase.
A la mañana siguiente, Bill Doody fué donde su despiadado arrendador a pagarle el alquiler. Pagó orgulloso lo que debía y marchó, no sin mandar hacer antes un recibo a cambio de su oro.
Poco después, el avaro arrendador se acercó a su escritorio y se quedó aturdido al contemplar un montón de bollos de pan de gengibre en vez del dinero allí guardado.  Se enfureció y comenzó a gritar y a maldecir pero fue inútil. El oro se había transformado en pan y Bill llevaba consigo un recibo conforme se había realizado la transacción.
A partir de entones se cuenta que Bill Doody se hizo un hombre de fortuna y prosperaron sus empresas, bendiciendo a diario el nombre de O’Donoghue, el gran príncipe feérico que habita bajo las aguas del lago de Killarney y que según el propio Bill le favoreció el día en que más lo necesitaba.