Los Siete Pecados Capitales – La ira –

¡Siento haber tardado tanto, pero los exámenes me traían loca…! Y, ahora que por fin se ha acabado podré dedicarme a escribir sin miramientos. 

Entre otras cosas, el último capítulo de Los Siete Pecados Capitales, que ahí os va, ¡disfrutad!

Lo sostengo entre mis brazos.

Está frío, la nieve comienza a cubrirlo… el revólver tampoco está caliente ya, pero aún huele a pólvora.

– <<Está muerto. Muerto. Lo he matado…>> -No recuerdo nada más. Simplemente el hecho de haber agarrado el arma y apuntarle antes de apretar el gatillo contra él.

¿Sabéis? Yo le quería. De verdad

Pero no pude evitarlo, él era un juez de prestigio y yo una fugitiva sin ley. Tardaste en darte cuenta, pero la amenaza de entregarme no me gustó. No me lo puedo permitir, no , no. Nunca.

Aún recuerdo cuando nos conocimos bajo este mismo cerezo, en este mirador… Era año nuevo, y un año pasamos juntos, volviendo aquí mil y una veces. Y aquí mismo te he matado. Ya no hay luz, sólo nieve cayendo sobre nosotros; sobre tu cuerpo inerte en el suelo, sobre el revólver.

Agarro éste mismo sin dejar de mirar tu cuerpo sin vida.

– <<No quería, te lo juro que no quería hacerte daño… Yo… >> -Las lágrimas calientan levemente mis mejillas y, en otro impulso, saboreo el frío metal – como la nieve de aquella noche…- la pólvora es amarga a mi paladar, pero, tras aquello, sólo habrá un dulce, dulce cerezo eterno junto a ti.

Anuncios

Una respuesta a “Los Siete Pecados Capitales – La ira –

A los Corazones Nocturnos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s