Witch Hunt

“Los susurros del viento también merecen ser escuchados y, a veces, los mejores oyentes guardan las historias entre silencio y oscuridad”.

Noto cómo los tiempos cambian… me lo han dicho las estrellas.
Y, realmente, los tiempos están cambiando continuamente por cada acto de cada hombre, por cada pensamiento, por todo…

Hermosa noche de luna azul…
Una noche tan bonita no debe ser desperdiciada con palabrería inútil, a veces un silencio vale más que mil palabras y, por ello, os contaré una bonita historia sobre una mujer que no podía hablar, pero en cambio, aprendió a volar.

Si mi memoria no me falla… Ocurrió un siglo o dos tras “El Gran Desembarco”, – otra hermosa historia que no contaré esta noche -, ocurrió en la capital portuaria denominada como Malvadia…

Como era y es de esperar, la fe ciega de los humanos en esa “Diosa” suya es enfermiza y detestable. Si su Diosa pidiera que escalaran el monte Aireón, lo harían sin dudarlo… Estúpido.

Pero su fe no está regida directamente por este “ser”, siquiera han llegado a ver o a contactar con ella, si no que tiene un representante, en esta historia, una sacerdotisa.

En Malvadia hubo un joven adinerado en su día, alto y apuesto que estaba enamorado de una muchacha también muy guapa. Su vida era feliz a pesar de la carencia de palabra de ella, ya que era muda y llegaron a vivir juntos años y años sin que nada los estorbara.
Pero claramente, no todo iba a ser así de bueno siempre.

En aquella época se corría un grave riesgo de morir ejecutado no ser un verdadero creyente o simplemente, por ser sospechoso de cualquier acto sobrenatural.
Por aquellos días, ya se habían relatado en libros seres nunca imaginados a los ojos de los humanos que, con los años, se habían escondido de éstos dado a que habían aprendido a tener cautela con sus armas y trampas. Y, entre las mentiras más engañosas de los libros, estaban las brujas que comían seres humanos con escobas y verrugas; los seres más temidos entre las mujeres de aquellos tiempos.

La sacerdotisa no le había quitado el ojo de encima a la enamorada del muchacho desde su llegada a Malvadia, sobretodo por su falta de palabra y sus eternos silencios que la inquietaban enormemente.

Idayla, creo que era su nombre.

Un día, aprovechando la ausencia de Idayla en la casa del noble, -ya que había salido al mercado-, la feligresa irrumpió en la casa de éste para advertirle de sus sospechas de brujería de la muchacha, y, con ellas, su plan para demostrar si de verdad era una bruja o no.
El joven, horrorizado ante la idea de que su amada fuera un ser oscuro, no dudó en dejarle el asunto en las manos de la mujer; esperando que sus sospechas hubiesen sido erróneas.

Días después, cuando la muchacha salía de la casa, se encontró son un grupo de guardias fieles a la Diosa, que la agarraron ante ojos de la sacerdotisa y de su amado para arrastrarla a la empalizada para la hoguera que situaron en el medio de la Plaza Mayor del lugar.
La muchacha miraba nerviosa al joven mientras era arrastrada, esperando que la ayudase ante aquella injusticia; pero él no respondía más que con miradas de terror mientras caminaba al paso de la mujer de ropajes verdes que la había sentenciado.

La arrastraron y ataron al palo rodeado de madera que alimentaron con brea para un arder más rápido; ante las miradas curiosas y acusatorias, casi tan hirientes como el murmullo de la multitud que se amontonaba para ver su final.
Ella no apartaba la vista de su pareja, que la miraba con más horror en los ojos que ninguna otra persona allí presente; y, sobretodo, de la sacerdotisa. Ella la había condenado a morir de aquella manera.

La mujer de verdes ropajes se adelantó, sin apartar la mirada de las lágrimas que caían por el rostro de Idayla mientras sujetaba su libro sagrado recubierto en cuero.

– “Nos hemos reunido aquí para juzgar a esta mujer.” – Comenzó a decir – “ Todos los presentes hemos visto su maña con la alquimia y la poca gracia en el arte del habla. No sabemos nada de ella: Ni sus apellidos, ni su hogar, ni de dónde es o adónde va. No sabemos nada de ella más que su nombre, y demos gracias a que lo llevase bordado en la capa del día en el que puso los pies en Malvadia, porque si no, tampoco sabríamos ni eso sobre ella.
Idayla. Te he estado observando todo este tiempo, y con cada segundo, mis sospechas sobre tus artes oscuras son cada vez más fuertes…

¡Por eso mismo…! ¡Por eso os he reunido aquí, ante ojos de la Diosa para que nos guíe ante una respuesta concreta! ¿¡Es esta mujer una bruja!? ¡Que ardan las llamas, que se eleven hasta el cielo tragándosela consigo! ¡Si muere, que la Diosa la acoja en sus senos, pero, si escapa…” – Hizo una leve pausa antes de señalarla- “… Arderás en el mismísimo Hades cuando una lluvia de flechas se cierne sobre ti! ¡¡PRENDEDLA!!”

Las lágrima de la muchacha iban en aumento. Si hubiera tenido voz, hubiese suplicado piedad tanto como se lo hubiera permitido el cuerpo, pero no podía. Los guardias comenzaron a rodearla, preparando los arcos mientras que otros dos prendieron la madera bañada en brea desde dos extremos opuestos de la fogata.
Y, las llamas, comenzaron a ascender con el cántico de la feligresa:

– “ ¡PENITENZIAGITE! ¡PENITENZIAGE! “- Arrepiéntete, arrepiéntete. – “ ¡OPUS TRANSIT IN OTIUM! “ – La dedicación se convirtió en olvido – “¡PENITENZIAGITE! ¡PENITENZIAGE! “ – Arrepiéntete, arrepiéntete. – “ LA MORTZ EST SUPER NOS! “ – La muerte te cierne sobre nosotros.

El fuego ya rozaba la delicada piel de la chica.

– “ VIRTUS MIGRAT UN VITIM “ -Tu virtud se vuelve vicio- “ NUNC CUNCTA RERUM DEBITA “ -Ahora las cosas son como deben- “EXORBITANT A SEMITA”- Enloqueció y perdió el buen camino- “ ¡PENITENZIAGITE! ¡PENITENZIAGE! “- Arrepiéntete, arrepiéntete- “ LA MORTZ EST SUPER NOS! “ – La muerte te cierne sobre nosotros.

Y, cuando las llamas estaban en su punto más culminante, la plegaria muda de la sacerdotisa se vio interrumpida por un grito. El grito más aterrador que pudieran haber oído jamás. Un grito proveniente de las llamas.
Las mismas llamas de las que emergieron una figura gigantesca negra.
Muchos gritaron, otros huyeron, otros se desmayaron mientras las enormes alas batían fuerte para ascender, escapando de las figuras rojizas danzarinas que habían herido la piel de la muchacha.

Y, sin olvidar la mirada aterrada de la única persona que había amado, se perdió en el inmenso cielo azul de Malvadia para no volver jamás.

 

 

Anuncios

Liebster Award: La reunión de los Poetas Libertos

El valle de las mil lunas se iluminó como cada noche de lunas azules. Cientos de campesinos salieron de sus hogares para admirar el tan hermoso espectáculo que se celebraba todos los meses desde hacía más de cien años. Los muchachos más jóvenes abrían mucho la boca al observar con ojos soñadores al hermoso dragón blanco que surcaba los cielos, mientras que las niñas paseaban felices junto al mágico unicornio y su bella acompañante, la elfa Alanna. También muchos dedicaron miradas de admiración al espléndido carruaje de la princesa Elvia, procedente de las altas montañas del Norte, y los más atrevidos se acercaron a conversar con la misteriosa alquimista Hilda, del Bosque de los Corazones Marchitos, pero nadie reparó en mi presencia ni en la de mi yegua Evelyn mientras avanzamos por los serpenteantes caminos de la colina, hasta llegar a la Alta Torre. Dejé al animal pastando en la hierba y justo antes de que pudiera tocar la gran puerta de madera con el puño, esta se abrió como por arte de magia, dejándome entrever unas empinadas y polvorientas escaleras de piedra que me invitaban a subir. Una melodía llegaba desde lo alto, tan tenue que, de no ser porque la reconocía hubiese creído que se trataban de alucinaciones. Tras una ardua subida acompañada por la suave voz de Malon, que cantaba una canción en un idioma que desconocía, arribé a la habitación donde todas mis compañeras esperaban sentadas en el suelo. La Dama se encontraba sirviendo una de sus vigorizantes pociones a cada una de las invitadas.

Imagen

-Dama de la Luna, cronista de la Alta Torre, la de los cabellos dorados- comencé, y mirando al resto- Queridas amigas, fuimos nominadas a un premio en el blog del tercer mundo y hemos de contestar a unas cuantas preguntas planteadas por el humano Elwin(http://www.elcubildelciclope.blogspot.com.es/) esta noche.

-Humanos, esos seres tan…

-Calla, Malon, pues no son todos como tu los imaginas- le cortó Dayana, mientras acariciaba las escamas de su pequeña dragona de compañía- Además, Malvadia está llena de humanos de corazones puros y bondadosos. Gentes amables y llenas de mi vida que jamás destruirían a tus queridos bosques.

Se escucharon un par de murmullos apagados en lo más alejado de la sala, pero la sombra no volvió a hablar.

IMG-20140703-WA0003

La Dama de la Luna, Nuncamás y Sombras, por Malon.

-Continúa, querida-dijo la Dama de la Luna- Hablabas sobre responder a unas preguntas…

Abrí mi bolsa y saqué una carta descolorida y bastante arrugada. No es que no tuviera cuidado con las cosas que portaba, pero el viaje hasta el valle era largo, y sobre todo si se recorría a caballo.

-Sí. Son diez cuestiones que debemos contestar y, si queréis, podemos comenzar.

Todas estuvieron conformes con mi propuesta, y mientras me sentaba y las luces de las velas empezaban a atenuarse, las cinco personas esperaron silenciosas a que comenzara a leer.

-¿Qué es lo que más os disgusta y os gusta de vosotras?-pronuncié con voz alta y clara.

-Yo no le temo ni a nada ni a nadie, pero no me gusta de mí la facilidad con la que ignoro las cosas.- respondió Dayana con total sinceridad, sin llegar a sonar prepotente.

IMG-20140703-WA0005

Dayana con su dragón, por Malon.

Pues era verdad que no temía ni a nada ni a nadie, ya que se había batido en numerosas batallas por el honor de su clan y su especie, y había visto cosas horribles que ni tú ni yo jamás llegaremos a ver.

-Me gusta de mí que soy agradable y benevolente con mis súbditos y la gente que me rodea- dijo Elvia, para luego suspirar- Aunque tengo muchos miedos y no destaco en valentía. A veces me gustaría tener el valor que me corresponde al ser princesa.

-La valentía no se mide en los miedos que sufre cada persona, sino en sus actos- dijo la Dama solemnemente, provocando una sonrisa en la cara de la joven soberana- Yo me considero apasionada y fuerte.

El reloj de pared dió la una de la mañana mientras comenzaba a leer la siguiente pregunta. Un cuervo graznó en el oscuro exterior, y casi puedo jurar que lo escuché golpear el cristal de la ventana con el pico.

-¿Cuál ha sido el libro que os ha cambiado la vida?-pregunté, para después darle un sorbo al brebaje con sabor a frutas del bosque y fresa.

IMG-20140703-WA0006

Hilda y Alanna, por Malon.

Hilda, que en esos momentos estaba ojeando unos textos de nigromancia, despertó del trance.

-El libro de tecnología, sin duda- dijo con seriedad- Pero me cambió la vida para peor.

Todas estallamos en carcajadas, incluso Malon, que  hasta el momento había permanecido en silencio, dejó escapar unas leves risas entre dientes.

-Venga, seamos serias- dije todavía riendo- Mi favorito sin dudarlo es La historia interminable, de Michael Ende.

images

-El mío es La semilla del Diablo, que me recomendó Dama de Luna- dijo Dayana mientras le recorría un escalofrío- Es el más terrorífico que he leído jamás.

índice

Hasta las llamas de las velas parecieron temblar, como si supieran de lo que estaba hablando.

-¿A quién os gustaría pareceros?- preguntó Alanna cambiando de tema, con una voz cantarina y alegre, tan propia de los elfos verdes de los bosques.

Mis compañeras parecieron pensar más delicadamente esta pregunta, y tardaron algunos segundos en responder.

-¿Conocéis a Eiichiro Oda?- susurró Malon en aquel momento- Es el creador del manga One Piece, un verdadero genio.

-Pues a mí me gustaría parecerme a Jack Mircala- dijo Elvia con una sonrisa- Pues sus libros son maravillosos y posee una mente privilegiada.

Jack Mircala, del que tanto se hablaba por todos los rincones del país, había sido el centro de muchas leyendas e historias, y era conocido por todos, dado que gracias a su mística pluma y mágico papel había logrado crear un lugar tan maravilloso e infinito como Malvadia.

-¿Tatuajes o piercing?-pregunté mordisqueando una galleta con un sabor peculiar, extremedamente empalagoso.

-Me gustaría tatuarme una estrella-dijo Alanna con mirada soñadora- Para recordarme que incluso cuando me encuentre en la más profunda oscuridad podrá existir algo que brille en mi.

– Pues yo escogería un piercing en el labio, aunque no posea mucho significado- respondió Hilda tocándose el labio inferior con el dedo índice.

La susurradora entre las sombras se acercó hacia mi con la rapidez de un lince, y sentí su presencia a mi lado. Cercana y distante al mismo tiempo.

-La siguiente es interesante-comentó- Algún momento inolvidable de tu vida…Recuerdo uno, es una imagen muy relajante. Yo, sentada en un campo de trigo junto a un río, en un día soleado y leyendo un libro maravilloso.

-El día que llegó mi dragona a casa fue uno de los más felices de mi vida- dijo Dayana abrazando a su querida mascota, que expulsó pequeñas bocanadas de humo de color rojizo.

La Dama de la Luna, que llevaba un tiempo observando la ventana fijamente, se levantó y salió con la disculpa de que necesitaba tomar el aire. La escuchamos descender por las numerosas escaleras de piedra hasta llegar a la gran puerta, que cerró de un portazo. Como tardaba mucho en regresar, decidimos continuar sin ella un rato.

-¿Cuál es vuestra receta personal para la felicidad?- pregunté.

A Hilda se le ocurrió una original idea para conseguir la receta perfecta. Todas cogimos un pedazo de pergamino y con una pluma escribimos un ingrediente cada una. El resultado final fue este: media cucharadita de música, una porción de lectura, dos vasitos de escritura, un sobre de relajación, una pizca de cine y tres cuartos de terror.

-Deliciosa- rió Alanna- ¿Cuál es la siguiente?

-Pues…-dije mirando de nuevo hacia el arrugado papel- Si tuvierais que escribir un epitafio de vuestra propia tumba, ¿cuál sería?

Yo jamás pienso en la muerte, pues es algo que me deprime y me desmoraliza por completo, pero si que había imaginado mi propio epitafio en un par de ocasiones.

-El mío sería: Allá voy…¡Preparaos!- gritó la alegre elfa. Su mente rozaba la locura, pero era un ser agradable.

-La verdad es que yo nunca había pensado en ello- se sonrojó Elvia- Pero supongo que pondría algo como Por fin me encuentro con mi familia

-A mi me importa más bien poco, porque soy un ser espiritual- aclaró Malon- Pero si tuviera un cuerpo haría que lo convirtiesen en cenizas y me tiraran al mar.

Pensé en mis cenizas siendo devoradas por los bichos marinos o las sirenas y la idea no me agradó demasiado.

-Bien, ya faltan pocas…-murmuré – Eh…¿En que os gastáis normalmente vuestro dinero?

-En dulces, probablemente-dijo Hilda con una sonrisa- Soy una golosa.

No os hablaré ahora sobre los dulces de Malvadia, pero puedo aseguraros que no se parecen a nada que hayáis probado con anterioridad, y que su sabor es glorioso y vienen gentes de todo el continente simplemente para degustar nuestros maravillosos caramelos y chucherías.

-Yo me gasto casi todo mi dinero en vestidos hermosos y bellas joyas de los más expertos modistos de la ciudad de Malvadia- dijo Alanna sacudiendo el polvo de sus delicados ropajes.

-¿Y cuál es vuestro personaje histórico favorito?

-Vlad Tepes, el Empalador-dijo Elvia, y ante nuestras sorprendidas miradas aclaró- Me parece un personaje realmente curioso, e inspiró a Bram Stoker para crear la historia de Drácula.

No me había cruzado con muchos vampiros en Malvadia, pues la mayoría vivían en zonas lúgubres y apartadas, pero paseando por algunos camposantos aún se puede encontrar a unos cuantos, y la mayoría no son una compañía agradable.

-Mi personaje favorito es Edward Teach , también conocido por muchos como Barbanegra- respondió Malon- Conozco muchas historias sobre el, que os contaré en la próxima reunión.

-Estamos deseando escucharlas- le dije con una sonrisa- Y para terminar, la última pregunta…¿Por qué la gallina cruzó la calle?

En ese mismo instante, apareció en el lugar la Dama, que acariciaba la cabeza de un hermoso cuervo negro como el alquitrán que descansaba sobre su hombro derecho. Las cinco en la habitación contuvimos un grito de sorpresa al ver al córvido de nuevo.

Imagen

-Porque le perseguía un dinosaurio, por supuesto- repuso Nuncamás, volando hasta posarse sobre una mesa de cristal- Mucho tiempo sin verlas, señoritas.

-¡Nuncamás!- exclamé alegre observando al animal- ¿Qué te trae por aquí?

La Dama de Luna explicó que había estado recorriendo todo Malvadia y que cada cortos períodos de tiempo se presentaba con interesantes relatos procedentes de cualquier parte de la región.

-Por supuesto, hoy vengo con dos historias nuevas y magníficas que contar, así que guardar silencio y abrid bien vuestros oídos.

Lo que contó Nuncamás aquella madrugada hizo soñar, temblar corazones y derramar lágrimas de emoción, pero eso es otra historia y ha de ser contada en otra ocasión.

Y si quieres saber mas,

a que La Dama de la Luna y Jack editen el libro has de esperar.

leibster-award

Muchísimas gracias a Elwin Álvarez Fuentes (http://elcubildelciclope.blogspot.com.es/) por nominarnos por vez primera a tan fantástico premio. Recomendamos totalmente su blog que trata diversos temas, entre ellos el mundo del cómic, el cine y la literatura.

-Y ahora, nuestros blogs nominados son…

1. http://www.kindlegarten.es/

2.http://fancomicbiblios.wordpress.com/

3.http://lunalibros030.blogspot.com.es/

4.http://depalabrasyletras.blogspot.com.es/

-Las preguntas…

1.Si tuvieras la oportunidad, ¿En qué hipotético mundo literario vivirías?

2.¿Como te gustaría morir?

3.¿Cuál sería tu epitafio?

4.¿Te sacrificarías por alguien que amas?

5.Elige tu grupo musical favorito.

6.Si tuvieras a un esqueleto escondido bajo tu cama…¿Cómo lo llamarías?

7.¿Cuáles eran tus libros favoritos de la infancia?¿Y tu cuento favorito?

8.Si pudieras elegir entre cualquier superpoder,¿cuál sería?

9.Si tuvieras la oportunidad de viajar en el tiempo,¿a qué época lo harías?

10.¿Cuál es tu libro favorito de todos los tiempos?

11.¿Y el más odiado?

-Y, finalmente, las reglas a seguir:

  • Agradecer a quien los postuló en el post dedicado a la nominación de su respectivos blogs y además hacerse seguidor de su página en el caso de que a la fecha no lo sea.
  • Nominar a otros blogs y obviamente avisarles a los responsables.
  • Y por último, hacerles nuevas preguntas a sus candidatos.

Milenio3 y el Club de las dos lunas

Milenio3

 

http://ia601509.us.archive.org/21/items/lanavedelmisterio13x42/milenio3_13x42_20140622_completo-192kbps.mp3

Queridos alunados:

Este sábado intervine (a partir del minuto 200) en mi querido programa MILENIO3 para contar mi experiencia a lo largo de sus ya 12 años en antena.  He contado (bastante nerviosilla) que os he intentado transmitir una forma de disfrutar la vida, de vivir los sueños, de resistir frente a la adversidad, de aprender (aunque eso ya lo sabíais) a deleitarse con los libros -tanto de fantaterror como divulgativos-, de explorar y explotar los sentimientos más hermosos hasta sentir que sois chispitas de meteoros estallando en luz por el mundo.

Hace poco, niñxs que conocí cuando empecé a trabajar y que ahora cursan carreras universitarias (a los que sigo viendo, espero que sea así con vosotros), me escribían en el face lo importante que fuí para ellxs. Una bibliotecaria resultó ser esa maestra de sueños que les descubrió a Tolkien, Poe, Henry James, Lovecraft  o las aventuras de Weiss/Hickman, entre otros.

Aguardo que , cuando pasen 10 años, me sigáis recordando con el cariño que me tenéis ahora y que sigáis manteniendo la ilusión por los misterios del cosmos que ahora os caracteriza.

¡Seguid leyendo, seguid escribiendo, seguid soñando!

 

 

Susurros de cordura

“Llueve mansamente y sin parar, llueve sin ganas pero con una infinita paciencia, como toda la vida, como llorando de pena y alegría al mismo tiempo. Como una fugaz mirada al pasado que resbala por el asfalto y se escurre por una sucia alcantarilla, arrastrada por el llanto constante del frío invierno. Una lluvia de melancolía; una soledad de pensamientos y recuerdos que discurren por las cañerías de la casa. Un llanto que hace llover por dentro, llorar en silencio al compás del aguacero. Morir de pena con una sonrisa en la cara, de tan acompañado estar en la más absoluta soledad, y caer en un profundo abismo sin moverse del sitio.

Son estos mis últimos susurros de cordura, que dejo plasmados en el papel antes de lanzarme al pozo de la locura de forma definitiva en un viaje sin retorno. Muy buenas noches.”

 

Se lanza así el hombre al pozo del deseo, y su borrasca de sollozos se pierde en la espiral de una ociosa tarde invernal que poco a poco le consume.

Les relataré si me lo permiten la historia de su autor. No importa de ningún modo su nombre o su aspecto, y mucho menos si no fue más que un producto de mi imaginación o de la suya.

 

Vivía él rodeado de lujo y extravagancias, como solo un hombre que ha pasado por la más absoluta miseria hubiese deseado; y así vivió hasta que un día la demencia llamó a su puerta, y lo dejó todo. Se lanzó a las calles, y allí murió un par de veces, hasta que por fin decidió que su hora ya le llegaba, aunque de ningún modo moriría con el más pequeño atisbo de coherencia o cordura; dejó escrita una breve despedida y se marchó para no volver. Qué equivocados están ustedes en este momento si piensan en mí como una persona sensata y corriente; ni siquiera sospechan que les escribo desde el fondo de los abismos más profundos de la mente y que soy yo el único autor de esta improvisada biografía.

Leyendas escritas en fuego

A todos los que se ríen al oír “brujas”. A los que piensan que son viejas de verrugas en la nariz y escobas sobre las que vuelan en noches de luna llena en busca de niños. A todos vosotros que creéis que los orcos son seres sin corazón y despiadados, a los que pensáis que no hay ser más inofensivo que un hada o una sirena… Me atreveré a acusaros de no saber nada.

Mi nombre es Malon y he vivido más que cualquier hombre o mujer de Malvadia, he habitado aquí desde que los hombres comenzaron a desembarcar en cocas de madera y galeones en estas costas; arrasando todo a su paso: Playas, lagos, ríos, nuestros bosques…

Soy un espíritu sin cuerpo, una sombra, una imaginación para muchos y para otros, una pérdida de cordura. Algunos me llaman “La vigilante del bosque”, otros “Alma perdida”, la gran mayoría me conoce como “Ser del demonio y del mal” – idiotas hipócritas- , pero, sin duda, mi nombre favorito es “La susurradora entre sombras”. Y yo, como tal, mi cometido es susurrar desde las sombras toda historia olvidada para que en el mundo perdure a todos los que me quieran escuchar.

No aseguro que sean agradables; historias de amor con final feliz, pues, desde que tengo uso de razón, los hombres cometen errores y cada vez mayores. Mueren, viven, aman, odian, matan, dan vida… Es curioso que me teman a mí por el simple hecho de no poder verme cuando su enemigo puede ser el mismo con el que comparte lecho…

Sea como sea, si de verdad quieres oírme, escuchar un susurro entre hojas proveniente de la más remota sombra: aquí te espero.

Los Siete Pecados Capitales – La ira –

¡Siento haber tardado tanto, pero los exámenes me traían loca…! Y, ahora que por fin se ha acabado podré dedicarme a escribir sin miramientos. 

Entre otras cosas, el último capítulo de Los Siete Pecados Capitales, que ahí os va, ¡disfrutad!

Lo sostengo entre mis brazos.

Está frío, la nieve comienza a cubrirlo… el revólver tampoco está caliente ya, pero aún huele a pólvora.

– <<Está muerto. Muerto. Lo he matado…>> -No recuerdo nada más. Simplemente el hecho de haber agarrado el arma y apuntarle antes de apretar el gatillo contra él.

¿Sabéis? Yo le quería. De verdad

Pero no pude evitarlo, él era un juez de prestigio y yo una fugitiva sin ley. Tardaste en darte cuenta, pero la amenaza de entregarme no me gustó. No me lo puedo permitir, no , no. Nunca.

Aún recuerdo cuando nos conocimos bajo este mismo cerezo, en este mirador… Era año nuevo, y un año pasamos juntos, volviendo aquí mil y una veces. Y aquí mismo te he matado. Ya no hay luz, sólo nieve cayendo sobre nosotros; sobre tu cuerpo inerte en el suelo, sobre el revólver.

Agarro éste mismo sin dejar de mirar tu cuerpo sin vida.

– <<No quería, te lo juro que no quería hacerte daño… Yo… >> -Las lágrimas calientan levemente mis mejillas y, en otro impulso, saboreo el frío metal – como la nieve de aquella noche…- la pólvora es amarga a mi paladar, pero, tras aquello, sólo habrá un dulce, dulce cerezo eterno junto a ti.

El Enchiridion,un manual medieval para magos

image

Los fans de la serie Hora de Aventuras sabemos que Finn se hace con un manual para ser un gran héroe, el Enchiridion, logrado en el laberinto del minotauro tras demostrar el protagonista que tiene un corazón justo y bueno. El Enchiridion acaba siendo un libro que genera un Portal entre mundos al incrustarle las gemas de las coronas de las distintas princesas y casi favorece que el Lích, el gran espírutu malvado, huya através de él.
Pero los guionistas de la serie sólo tuvieron que inventarse el contenido del Enchiridion y hacer que fuese una especie de manual de buenas prácticas para Caballeros. El nombre del libro existe, y desde hace más de un milenio.

image

Enchiridion es una palabra latima que procede del griego “Enkheiridion” y que significa “manual”.  Durante la Edad Media y el Renacimiento se habló de un grimorio (esto es, un recopilatorio de sentencias mágicas y recetas secretas) llamado Enchiridion, pero no hay que confundirlo con la obra teològica de Erasmo de Rotterdam y con algunas otros libros que se iniciaban con este encabezamiento. Los rumores afirmaban que el Enchiridion existía, siendo como el Pactum, un manual de brujería para hechiceras y magos de la Europa Medieval. Se decía que el papa León III le había regalado un ejemplar al mismísimo padre de Europa, el emperador Carlomagno. Al parecer es una obra escrita en los caracteres de la cábala en la que se explicaba cómo dominar a la naturaleza una vez conocidos sus secretos (la cábala es una corriente esotérica del judaísmo. Esta compleja disciplina enseňa cómo dominar aquello que está más allá de la realidad).

Lamentablemente no ha llegado ningún  ejemplar hasta nuestros días. Quizá si haya alguno en la biblioteca del Vaticano. Sin embargo existe una versión del Siglo XVII conocida como el Enchiridion Leonis Papae que se imprimió por primera vez en Mainz (Alemania) y que jura ser el libro secreto que en el aňo 800 de nuestra era le entregó León III a Carlomagno. Su lista de hechizos, oraciones de gracia e invocaciones pasan por ser las más poderosas jamás escritas.

Cuentan los rumores que Carlos V y Felipe II tuvieron en su poder este libro de magia blanca. Quizá se encuentre camuflado en algún rincón del místico monasterio del Escorial.

Descargar Enchiridion Leonis Papae