Susurros desde el campo del descanso (II): La bibliotecaria

Antes de todo esto, hubo un pasado en el que construía puentes. Más que puentes, pasarelas transparentes, como si un cuarzo se hubiese disuelto en bruma. Más que pasarelas, caminos de tierra amasada en palabras. Cadenas entre personas y libros.

Era bibliotecaria, y el mostrador era un prado donde clareaban hojas de muertos para deleite de vivos.

Ahora que yo misma me he incorporado a la legión de los ya existidos, sucede algo que aún no entiendo: vienen a mí todas aquellas historias que hice leer y se proyectan sobre el cielo de mi lecho. Y cuando el ficticio ejército de los concebidos en sudor y tinta desfila entre la madera ya podrida, me asombran sus colores y sus riñas, sus cantos y sus lodos.

No sé por qué se me ha concedido a mí la potestad de recibir esta embajada dichosa, pero los susurros de mis compañeros de descanso dicen: “cuéntanos más, tú que anudas el lazo entre todos nosotros”, y ésa es quizá la respuesta: cada vez que cuento lo que otros han visto y sentido, me transformo en la eterna sombra del lenguaje sobre el silencio. En la eterna victoria de la palabra sobre el mundo.

Anuncios

Una respuesta a “Susurros desde el campo del descanso (II): La bibliotecaria

A los Corazones Nocturnos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s