Desde la Torre de las Dos Lunas con Amor

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Estas cartas fresquitas me han llegado desde el propio castillo y de los parajes más variopintos y recónditos de nuestra tierra de dos lunas.
Os quiero, chicas y chicos.

Dama de la Luna.

Anuncios

Inés

Inés de Castro

Todos los grandes nobles portugueses estaban alineados delante del trono de su reina. Hace muy poco tiempo habían descubierto que su recién nombrado rey, Pedro I, se había casado en secreto con ella y ahora les exigía que le prestasen el juramento debido.

 Los nobles presentes trataban de conservar la calma, la gallardía propia de aquellos grandes linajes del siglo XIV en Portugal. Sin embargo, sus rostros descompuestos evitaban mirar fijamente hacia su reina, hacia la amadísima esposa de su rey.

 Los presentes recordaban la reciente historia de traición y asesinato que había sacudido la corte en los últimos tiempos, historia en la que ellos habían participado activamente y que ya algunos habían pagado bajo el hacha del verdugo sentenciados por el nuevo monarca Pedro que ahora exigía tributo a su esposa, a su reina.

Y todos y cada uno de ellos fueron avanzando hacia el trono, inclinándose y, con mucho cuidado, besando tímidamente la mano seca, fría, correosa, de Inés de Castro, incapaces de mirar a los ojos vacíos de la reina de Portugal asesinada hacía más de dos años.

Fue Alfonso IV, padre del rey,  quien incitado por algunos nobles lusos ordenó asesinar a Inés en 1355.  Roto de dolor y rabia, el futuro Pedro I de Portugal se puso entonces al frente de un ejército para luchar contra progenitor en una guerra que devastó todo el norte del país. Durante un breve tiempo aplacó su ira llegando a reconciliarse con su padre pero a la muerte de éste puso en práctica una venganza muy especial. Una vez en el trono, ajustició a los asesinos directos de su amada mujer y celebró esta ceremonia que la vieja hidalguía portuguesa presenciaba ahora con horror y resignación: estaban rindiendo tributo al cadáver de su reina.

Imágenes de satélite muestran a ¿Nessie?

¿Es este Nessie?
El misterio del Lago Ness se acentúa!

Imágenes de la aplicación “Apple maps” muestran a una criatura nadando bajo la superficie del lago Ness.
Estas impresionantes  fotografías han sido  logradas por dos buscadores amateurs de Nessie, que escaneaban sus iPhone y iPads.

image

Nessie existe?

image

Nessie

No sólo va a haber criaturas maravillosas en el malvadesco lago Miriadel!

Fuente:
http://www.mirror.co.uk/news/weird-news/loch-ness-monster-spotted-satellite-3428130#.U1JQ1EHwP9Y.facebook
18.04.14

Fuera de la tumba, revisión de Danaerys

image

Fonseca miró largamente el campo santo, como un campesino miraría la tierra sembrada por sus manos.   Ciertamente él había “sembrado” aquel cementerio, era el sepulturero.
La tarde llegaba a su fin. El cielo estaba de color plomizo, y un viento frío lo obligó asujetar su sombrero, para que no saliera volando.  La ráfaga pasó silbando entre las lápidas, y en ese momento el viejo Fonseca creyó oír algo.
Giró buscando el origen del ruido, bajó la mirada hacia una tumba reciente, venía de allí.
¡Por todos los cielos! – exclamó – ¡Hay alguien vivo!
Ya tenía la pala entre sus manos. Cavó con frenesí hasta golpear las maderas del ataúd. Hizo palanca con la pala y la tapa se abrió con un largo rechinido.  En ese momento ya era casi de noche, y en la oscuridad de la fosa, un cuerpo se irguió en el ataúd hasta quedar sentado, a la vez que emitía un grito espeluznante.
Si bien el viejo esperaba encontrar alguien vivo, no esperaba aquella reacción, por lo que se asustó bastante. Después de reponerse del susto,  se inclinó y distinguió que era una mujer.  La mujer dejó de gritar y miró el ataúd en que estaba, los lados de la fosa, y por ultimo clavó su mirada en el sepulturero.

– ¡Hambre! – dijo la mujer tras balbucear algo incomprensible.
– ¡Ah! Tiene hambre, es lógico, después de estar enterrada… – En ese momento Fonseca se acordó que había cavado aquella fosa una semana atrás.

Le pareció raro que se mantuviera viva tantos días, pero quién era él para dudar de un milagro.    La ayudó a salir y la llevó a su hogar, situado allí mismo, en el cementerio. La mujer seguía repitiendo que tenía hambre, aunque cada vez se le entendía menos.
Una vez adentro el viejo encendió unas velas. Al iluminarse la habitación, el viejo notó lo mal que se veía la mujer. De no ser porque estaba parada frente a él, podría jurar que estaba muerta, y ya se estaba descomponiendo. Tenía el cabello todo revuelto y la mirada inyectada en sangre.
Arrimó una silla y se la ofreció:
– Tome asiento – le dijo -. Voy a encender la chimenea, después voy a ir al pueblo a buscar al Doctor – Fonseca buscó dentro de un mueble -. Por aquí tengo pan y queso. Los tengo que guardar bien por las malditas ratas ¡Oh! Disculpe mi lenguaje.  Aquí está, ahí tiene, coma todo si quiere.
La mujer se inclinó a olfatear el queso y se apartó con asco.
– No le gusta… bueno, traeré algo más de la casa del Doctor, ahora lo importante es que esté caliente;  hace un condenado frío ¡Oh! Discúlpeme de nuevo. 
Encendió la chimenea. Las llamas iluminaron más la habitación.  La mujer, con la mirada perdida, articulaba unos sonidos incomprensibles. Fonseca la observó nuevamente, tenía que ser un milagro.  – Enseguida vuelvo – le dijo, y partió en busca del Doctor.
El camino que llegaba al pueblo estaba oscuro. El viejo levantó la vista, no se veía ni una estrella, estaba nublado.  Se reprochó el no haber llevado el farol, pero siguió igual, el pueblo no estaba muy lejos.
Ya en el pueblo buscó la casa del Doctor.  Estaba en la calle principal, la única iluminada con faroles de aceite, y por ella paseaban algunas parejas. Los hombres vestían trajes y sus sombreros eran exageradamente altos, mas estaban a la moda, las mujeres
llevaban  largos y amplios vestidos acampanados debido a las enaguas.
Llegó a la propiedad del médico. Atravesó un jardín ensombrecido y tocó la puerta. Escuchó los pasos de alguien y unas voces. Al abrirse la puerta alguien le puso un
farol ante la cara.
– ¿Qué quiere? – le preguntó una voz grave y algo ronca.
– ¡Buenas noches! Soy Fonseca, el sepulturero. Quiero hablar con el Doctor.  Desde adentro se escuchó una voz:
– ¿Quién es Williams?
– Es Fonseca, el sepulturero, quiere hablar con usted – le contestó el hombre del farol.
– Dile que pase. – Williams hizo un gesto invitándole a pasar.

El doctor estaba frente a la chimenea, tenía un libro en sus manos. Era un hombre ancho de largas patillas y algo calvo. Un candelabro araña iluminaba desde lo alto de la habitación.

– Acérquese hombre, ¿qué quería decirme?
– Pues verá usted Doctor, en el cementerio revivió una muerta, está en mi casa.

El médico lo miró algo incrédulo, dejó el libro sobre su pierna y se sacó los lentes.

– Que yo sepa hoy no hubo ningún velorio ¿Estoy en lo cierto?
– Así es Doctor – afirmó Fonseca.
– Entonces está hablando de un cadáver que ya fue enterrado.
– Sí señor.
– Fonseca, cuando un cuerpo comienza a corromperse, se pueden producir ciertos movimientos o sonidos, pero ello no implica que esté vivo.
– Pues este sí está, porque anda caminando, y hasta habló.

El médico quedó sorprendido, se levantó y le ordenó a Williams:

– Engancha el caballo en el carruaje, ¡de prisa Williams! Hay una vida en peligro.

En la parte delantera del carruaje Fonseca sostenía un farol, el doctor manejaba las riendas. El carruaje se abrió paso entre las tinieblas de la noche y paró frente a la entrada del cementerio.  La leña de la chimenea se había consumido, al igual que una de las velas. Fonseca paseó el farol
por la habitación  – ¿En dónde está? ¡Ah! Ahí esta Doctor, en el rincón.
La mujer estaba  arrodillada, con la espalda encorvada, de frente a la pared.
– ¡Señora! Soy el Doctor Mercury ¡Señora! – Cuando la mujer se volvió hacia él,  retrocedió
espantado.  La mujer estaba comiendo una rata, tenía la boca ensangrentada, y la mitad del animal que aún asomaba, agitaba las patas frenéticamente.
Los dos quedaron mudos, se miraban entre si, para después volver a observarla estupefactos.
Mercury pensó que estaría trastornada, el entierro la habría enloquecido, pero aún así era una paciente.

– Fonseca, traiga un paño para limpiarle la cara. Después agregue más leña a la chimenea.
– Me dijo que tenía hambre, pero no quiso lo que le ofrecí, no creí que tuviera tanta…
– Sí, ahora traiga el paño… y agregue leña.  Siéntese aquí señora, eso es, tranquila.

Comenzó tomándole el pulso. Arrimó el farol y lo intentó de nuevo; no se lo encontraba. Intentó con el otro brazo, nada. Palpó el cuello, le puso un espejo frente a la boca. El doctor llamó a Fonseca con un gesto de la mano,  y retirados de la mujer hablaron:

– ¿Cómo está?
– Está muerta. Estoy seguro de ello.
– Entonces…¿Es un fantasma?
-¡Claro que no hombre! Es de carne y hueso. He leído sobre vampiros, seres de ultratumba.
– ¡Dios mío! ¿Usted cree que es un vampiro? – preguntó Fonseca, y se santiguó.
– No sé, no soy experto en esas cosas, pero como médico le aseguro que esa mujer está muerta.
– ¿Y qué hacemos?
– Primero vamos a atarla a la silla. Mientras la examinaba vi como se relamía. Yo la distraigo y usted la ata por detrás, después veremos.

Se acercó con cautela y tomó el farol. Balanceándolo de un lado al otro distrajo a la muerta, que con la boca abierta seguía los movimientos de la luz mientras gemía.
Fonseca la enlazó a la silla, la muerta quedó con los brazos contra el cuerpo. Cuando la amarraron bien, el doctor pasó a realizarle otros exámenes. Le hizo varios cortes. No demostraba dolor ni sangraba.

– ¡Increíble! A pesar de estar muerta aún se mueve. Usted me dijo que le habló.
– Así es doctor.
– Pues ahora no demuestra esa capacidad, que curioso. Tal vez se va deteriorando.
El doctor Mercury puso el semblante serio.
– Bien, ahora sólo queda terminar con esta aberración de la naturaleza. Tráigame un serrucho
Fonseca.
– ¿La va a matar? ¿Usted cree que deberíamos….? 
– ¡Fonseca! Sea sensato, ¿Qué otra cosa podemos hacer? ¿Entregar este monstruo a su familia,
y que los devore como a esa rata?
– Tiene usted razón. Voy por el serruchó. – Al volver preguntó: – ¿Cómo lo vamos a hacer?
– Lo haré yo, le voy a cortar la cabeza. – dicho esto procedió a hacerlo.Atada en la silla, la muerta se resistía sacudiendo la cabeza.

– ¡Tómela de los pelos Fonseca! ¡Agárrela fuerte! Ya casi termino.
El cuerpo quedó quieto, mas la cabeza abría y cerraba la boca, y giraba los ojos.
– ¡Por Dios! – exclamó el sepulturero, santiguándose nuevamente.
– Tal parece que hay que destruir el cerebro. – observó Mercury – Arrojémosla al fuego.

En las llamas, la cabeza seguía moviendo la boca, pero tras arder un rato se convierto en una masa calcinada, y se incendió completamente. 
Estaban tan concentrados en las llamas, que no escucharon los ruidos que venían desde afuera.
Toda una multitud se acercaba a la casa, atraídos por la luz que escapaba por la ventana.
Los dos seguían mirando el fuego de la chimenea cuando golpearon la puerta y la ventana.
Fonseca y Mercury se miraron horrorizados, afuera estaba lleno de muertos, y todos
comenzaron a gritar: – ¡Hambre! ¡Hambre!

La Luna de sangre o Luna sangrienta vista… desde la Luna.

image

Image by sciencealert

Hemos visto el primero de los cuatro eclipses de lunas sangrientas que se producirán a lo largo de estos dos aňos. Se llaman así porque la sombra de la tierra provoca en la luna este fantástico tinte rojizo que habéis podido apreciar en las fotografías que afortunadamente nos han bombardeado , ya que desde nuestra localización no se ha podido observar.