Los 7 Pecados Capitales, avaricia

Corrupta administarión de justicia, determinada por el estatus social de los acusados.
Soy el jefe de la corte y, quiero más al dinero que a la justicia. Incluso las personas atroces,
pueden ser salvadas si pagan.

El dinero es el mejor abogado en el infierno.

Apariencia, edad, raza y género, todo irrelevante… lo único que importa, es que puedas pagar con dinero. Tu vida depende de mi.  Si quieres la salvación, muéstrame tu dinero.
Así que el pecado es,  mi única consideración.

Y, por igual, mi juício, el de la corrupción. Si quieres salir del pantano de falsas acusaciones, dame todo lo que tengas.

Para todo es necesario el dinero, hasta para mi hija que es incapaz de caminar, así que, si yo reuno los 7 pecados capitales, mi sed de dinero, se hará realidad.

Hoy, la sala de justicia de la duda se abre de nuevo.

La gente mala ríe, la gente buena llora, así que, el pecado, es mi única consideración.
El juício de la corrupción.

Si quiero cumplir mi más grande deseo personal, voy a continuar balanceando este injusto martillo.

Un asesino serial sin escrúpulos, que era el líder del ejército,  es naturalmente un crimen capital.
Se me ha dado un soborno, y he declarado al acusado inocente.

La guerra civil empezó por la ira, poco después, el líder del ejército, fue asesinado.
Su miserable cadáver está expuesto en el campo, una conmoción interior estalló en el país.

El cuerpo del brutalmente asesinado General, fue hallado en su patio trasero.

Conocí el peso de la ira,  mi residencia arde. Mi querida “hija”, no hay nada que temer mientras esté con ella. En la residencia quemada, puedes encontrar los solitarios cadáveres de “padre e hija”.

Pero el verdadero juez es él. el que decide si paraíso o infierno te toca,
El señor del Jardín Infernal.

Incluso las personas atroces pueden ser salvadas, si pagan con dinero, ya que, el dinero, es el mejor abogado del infierno.

Le sonreí al señor del Jardín Infernal, y le susurré suavemente al oído:

“Yo.. nunca te daría mi fortuna”

Me dirigí hacia la puerta, que conducía a la salvación,
pero mi avaricia pesaba demasiado, por eso, mi cuerpo cayó al fondo del infierno.

Así que el pecado es mi única consideración, yo sigo un único juício. El de la corrupción.

Por lo tanto, no permitiré que nadie, juzgue mi pecado.Así, algún día, coleccionaré, una vez más, fortuna con mis manos.En ese momento,
el infierno en una utopía para mi hija y para mi.

image

A los Corazones Nocturnos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s