ESCONDIDOS

wardrobe monster -monstruo en el armario

Mi padre y yo yacíamos uno al lado del otro en la oscuridad con toros los músculos tensos; no nos atrevíamos ni a respirar. El lugar era pequeño y olía mal. Estábamos tumbados boca arriba, apenas podíamos levantar la cabeza. Sobre nosotros, la cosa se removía nerviosa en la cama.Deseé que se tranquilizara pronto.

Y al fin paró de moverse. Dejamos pasar unos segundos. ¿Se había dormido? ¿O sólo se había quedado despierto esperando?

– Ahora- me susurró mi padre al oído.  Lentamente sacamos los brazos y cogimos el tobillo del niño con nuestras frías manos muertas.

Kenneth Oppel. “Miedos de medio minuto”, ed. Hidra.

3 Respuestas a “ESCONDIDOS

A los Corazones Nocturnos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s