“Fructus Diaboli”

Ocurrió hace relativamente poco. Iba caminando y, de pronto, me fijé en una pequeña bolita roja. Parecía un fruto. Por supuesto, no lo cogí y seguí andando.

Al llegar a casa me puse a buscar fotos en Internet para un trabajo, y me llamó la atención una foto. Pinché y, efectivamente, era el fruto que me había encontrado. Seguí buscando y, al fin encontré su nombre: Fructus Diaboli.

-¡Qué curioso! -pensé.

Ponía, además, que era extremadamente difícil de conseguir, y que debía su nombre a que, antiguamente, las brujas lo utilizaban en sus misteriosos aquelarres. Además, decía que no se sabía aún, debido a su escasez, de que planta provienen. Lo que leí a continuación me dejó completamente paralizado: dicen que si alguien coge uno del suelo, se convierte en una criatura diabólica, amorfa y de un rojo más intenso que el del propio infierno.

Aliviado por no haberlo cogido, cerré el portátil y me me puse a leer. Cuando abrí el libro, comencé a sangrar por el dedo pulgar. Juraría que el papel no me había ni rozado el pulgar, pero me puse una tirita y continué mi lectura. Me quedé dormido y, soñando, vi a una criatura roja y deforme, que devoraba sin cesar esas extrañas bolitas color carmesí.

Cuando me desperté, me dolía la pierna. Me subí el pantalón, y tenía un arañazo que me atravesaba toda la pierna, que a los pocos momentos comenzó a sangrar. Pero no me dio tiempo a reaccionar: un suave cosquilleo en la nuca, sangre brotando de todo mi cuerpo. Mi abdomen brotó en sangre, ¡sangre y más sangre! Poco a poco, mi cuerpo se iba cubriendo del siniestro líquido rojo. Con el poco aliento que me quedaba, grité: ¡SOCORROOO!

Pero era demasiado tarde: me estaba encogiendo, me estaba volviendo completamente rojo, ¡Me estaba conviertiendo en un Fructus Diaboli! ¡Oh, pobre de mí! ¡Por qué! ¡Por qué no habría acabado de leer aquella página! Acababa diciendo:

Cuenta también una leyenda que los que ven uno de estos frutos y no los cogen, tras una dolorosa y sangrienta transformación, se convierten en uno de estos frutos, y de ahí que no sepan de qué planta procede.

¡No es el fruto de ninguna planta! ¡¡Es el fruto de la más diabólica de todas las maldiciones!!

Anuncios

19 Respuestas a ““Fructus Diaboli”

    • ¡Muchas gracias, Arancha! La verdad es que esta historia la traje preparada para cuando vino Antonio Reigosa, pero al final la tuve que dejar para la excursión. 😉
      P.D: También pintan muy, muy bien el de “Prohibido el paso”, de Fátima, y el de “Cómo saber si eres un psicópata”, de Sombras. También me tenía muy buena pinta el de Carretera 666, aunque no sé por qué, lo has tirado a la papelera, Arancha… 🙂

  1. Bueno chicos, con este post me hago ya mayor de edad en el blog, mi post Nº 18, llevo ya casi 1 año en el Blog (a los dos días de que saliese), y desde entonces, aquí sigo, buscando las más inquietantes e interesantes historias y noticias, para contároslas aquí. Y por supuesto, enhorabuena a Fátima, por crear todo esto, y a todos los demás que participáis aquí. 🙂

    • ¡Ah, casi se me olvida! Y para mañana, os traeré una muy macabra sorpresa que os tengo guardada desde hace un tiempo… (Sí, es un post, aunque muy especial…)

    • El placer es mío,Iago.Esto no podría hacerlo sin ti,sin Sombras,sin Ceci y Arancha.Vuestra ilusión y reportajes dan forma a este 7M virtual,es como estar en la biblio con vosotros,disfrutando de cualquier martes de invierno.

      • Eso es verdad, aunque seamos pocos, nos esforzamos (y digo “nos” porque también cuentan esos seguidores que a lo mejor ni vienen al Club, pero nos hacen su pequeña aportación, ponen su granito de arena) para que esto sea una extensión del Club, un Club de los 7 Miedos las 24 horas. 🙂

      • Ah,sî,claro,no me olvido de la importancia de los seguidores,los que comentan y los que sólo nos leen,pero son vuestros posts los que hacen màs siniestro este blog ^_^

  2. Tenía pensado poneros también una foto del Fructus Diaboli, aunque en Internet no la he encontrado, y, aunque la tengo yo en mi móvil, no la puedo poner en un comentario porque no está en Internet, y en la entrada, pues como que no queda muy bien después de esa “Firma… alternativa” tan siniestra (que, por cierto, sigo sin conseguir que se me abra en una ventana nueva, a pesar de que ya he hecho lo que tenía que hacer…). Aún así, me las arreglaré para ponérosla. 😉

  3. Mmmhhh… se me hace la boca agua solo de leer este relato… Me parece una metamorfosis realmente interesante… y un gran banquete.
    Sangrientos saludos,
    FB

A los Corazones Nocturnos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s