Lluvias… por Cecilia

Todos y cada uno de los hechos a los que aquí hago referencia son totalmente verídicos, comprobados y corroborados por los más prestigiosos científicos y medios de comunicación. Desde la Edad Media hasta hoy en día llevan cayendo en los más diversos lugares lluvias, lluvias extrañas y macabras…

Muchas de estas extrañísimas lluvias son lluvias del llamado Cabello de Ángel; una especie de tela, blanca y extremadamente suave. De pronto, se nubla el cielo y empiezan a caer miles de estas pelusas blancas, suaves y preciosas. Además, son muy, muy frágiles y sensibles, por lo que tan solo duran un par de horas sobre el suelo, después se evaporan. Normalmente, tras estas lluvias suelen haber avistamientos de OVNIS. El caso más espectacular hasta la fecha ocurrió en Oloron, Francia, en 1952. Empezaron a caer cabellos de ángel, y, después, se empezaron a ver un número realmente impresionante de aeronaves, sin explicación ninguna.

El 2/11/59, el cabello de ángel fue recogido y analizado por los técnicos de las fuerzas armadas y los científicos de la Universidad de Lisboa. Las conclusiones fueron que era una sustancia extremadamente avanzada, no era ni animal ni vegetal, parecia algo similar a un tejido unicelular, pero creado con unas substancias y unos métodos tan avanzados que el hombre aún no había llegado a descubrir.

Ya se hablaba en algunos manuscritos de comienzos del Siglo XIV de sustancia gelatinosa que caía del cielo, a la que bautizaron “Jalea de Estrellas”. La describían como una sustancia gelatinosa, en ocasiones translúcida y en otras más grisácea, que solía evaporarse al poco de su caída.

El gran investigador estadounidense Charles Fort dedicó casi una década a recopilar datos sobre lluvias insólitas que han ocurrido desde tiempos inmemoriables y en los más diversos lugares, de los que aquí recopilamos alguno:

El 14 de Febrero de 1870 cayó en Génova un gran diluvio de una sustancia amarillenta y viscosa que cubrió todas las calles de la ciudad, hasta el punto en que no se podía ni caminar. Se estimó que la cantidad de esta sustancia amarilla que cayó fue de aproximadamente ¡100.000 toneladas! Si tan solo un cuarto de esta cantidad es realmente la que cayó, el suceso habría cubierto la ciudad de pringue durante casi un mes. Realmente insólito, la verdad…

El 9 de Noviembre de 1819, en Canadá, cayó una lluvia muy densa, oscura y con restos de azufre y hierro. Esta lluvia fue acompañada de una sacudida sísmica y de una intensa oscuridad, aunque era mediodía. No había ninguna zona volcánica en 2000 km a la redonda. Cayó otra similar lluvia negra en los alrededores del castillo abandonado de Slains, en Escocia el 20 de Mayo de 1862. En ese mismo lugar siguieron cayendo más lluvias negras: el 20 de Mayo de 1862, el 21 de Octubre de 1863, el 14 de Enero y el 1 de Mayo, en años posteriores. Ocurrieron sucesos similares en Escocia el 30 de Abril de 1887, el 9 de Octubre de 1907 y el 2 de Marzo de 1908. Se registró otra lluvia negra en Suiza, el 20 de Enero de 1911, y otra en el Cabo de Buena Esperanza, el 5 de Febrero de 1912.

Ahora, cambiando de tema, en la historia no solo han llovido sustancias, si no también seres ¿vivos?…

En Londres, la tarde del 5 de Mayo de 1848, empezó un tremendo vendaval. A continuación, paró e inmediatamente, el sol se ocultó, como si hubiese un eclipse repentino, sin previo aviso. A continuación, comenzaron a caer del cielo miles y miles de pequeños pececillos con grandes aletas durante toda una hora. Lo más rápido posible, mandaron pececillos de estos a las más prestigiosas universidades de Reino Unido, para que fuesen analizados y se determinase su especie. Pero ninguna consiguió identificarlos. Se enviaron a otras universidades sin resultado alguno, hasta que la Universidad del Cairo (en ese entonces Univerisidad de Fuad) mandó un comunicado, diciendo que esa especie se llamaba Pez de San Pedro, y que eran unos pececillos que tan solo subsistían en el Mar de Galilea. Ya es realmente extraño que lluevan peces, y, aún más, que lluevan millones de peces ¡que tan solo hay en Egipto!

Pero vayámonos al Siglo XXI: en la localidad japonesa de Ishikawa, en 2009, comenzaron a llover, sin razón aparente, cientos de pequeños peces durante tres cuartos de hora. Ninguno de sus longevos habitantes había visto nada igual en toda su vida. Las fotos:

Sin embargo, la lluvia más inquietante de la historia fue entre los meses de Julio y Septiembre de 2001, en la comarca de Kerala, en la India. Una lluvia de una sustancia muy, muy similar a la sangre, espesa y roja, estuvo cayendo en toda la comarca de forma intermitente durante 2 meses. Esta macabra lluvia manchaba la ropa y secaba las hojas de las plantas. ¿Os lo imagináis? Y después hay gente que se marea de ver una gotita de sangre…

Foto de un coche con el parabrisas cubierto de la sustancia.

Una lluvia similar ocurrió en Colombia, en Agosto de 2008. Esta vez tan solo fue media hora, en la localidad de Choco, y nunca se ha vuelto a repetir.

Para terminar, os dejo un vídeo de una de las lluvias de Cabellos de Ángel:

Vídeo

 Y después de leer esto… ¿Os volveréis a quejar cuando haya un día lluvioso?